Se decidirá en casa

El equipo dirigido por Rubén Baraja ha perdido por la mínima contra el Espanyol en Barcelona. La eliminatoria queda abierta y se resolverá el fin de semana que viene


El juvenil A del Valencia no ha podido obtener un resultado excesivamente positivo en la ida de los octavos de final de la Copa del Rey. El equipo dirigido por Rubén Baraja necesitará ganar por más de dos goles de diferencia dentro de siete días. Queda por resolver dónde se disputará el partido. Todo hace indicar que se jugará en el Antonio Puchades porque el año pasado en Mestalla, precisamente contra el Espanyol en Copa, la experiencia no fue demasiado grata. En aquella ocasión el equipo perico viajó a Valencia con el mismo botín que ha conseguido hoy.

Y eso que el Valencia salió al terreno de juego de la Ciudad Deportiva Dani Jarque mandando en el partido. El Espanyol generaba peligro cuando llegaba a las inmediaciones de la portería defendida por Sivera pero y la primera ocasión clara corrió a cargo del equipo blanquinegro en el minuto 25 que imponía su ritmo de partido.

Rubén Baraja, por diferentes motivos, no pudo contar para el partido con Lato, Uru, Álex López, Carlos Soler y Fran Villalba. Así, las principales novedades del once titular fueron la presencia de Luismi en el lateral derecho y de Moisés Valencia en el mediocentro defensivo. Además, Niso, extremo izquierdo, retrasó su posición para jugar de lateral. Por si acaso, en el banquillo, estaba Ibi, lateral izquierdo del juvenil B.

Sin embargo, cuando mejor estaba jugando el Valencia, a la media hora, llegó el gol del Espanyol anotado por Gual. El tanto animó a los locales y generó el efecto contrario en el Valencia. La mejor noticia hasta que se llegó al descanso fue, precisamente, escuchar el sondio del árbitro señalando el camino de los vestuarios.

En la segunda parte el partido tuvo alternativas y el Valencia lo intentó. Sin embargo el marcador no se movió y la eliminatoria queda abierta para la vuelta. El Valencia tendrá que ganar por dos goles de diferencia en cualquiera de los casos salvo si se produce un 1-0 y se llega a la tanda de penaltis.

Una semana para preparar el partido y la experiencia del año pasado en el caso de algunos futbolistas y del cuerpo técnico. El Valencia sigue vivo y tiene razones suficientes para creer en la remontada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *