La Fundación decide si le vende el club a Lim

Los patronos están citados en Mestalla para decidir el futuro del Valencia. Puede ser el último día de Aurelio Martínez al frente de la Fundación. La venta estaría condicionada al acuerdo Bankia-Mériton y al arreglo del tema Porxinos.


Hoy es un día histórico para el valencianismo. Es cierto que, al tratarse de una venta condicionada, lo que se decida hoy puede no tener repercusión en el futuro de la entidad pero puede que sí y, en cualquier caso, simbólicamente, venderle la mayoría accionarial a Peter Lim es uno de los hechos más relevantes de la casi centenaria vida de la entidad.    

A las diez de la mañana están citados los patronos en Mestalla para una junta ordinaria en la que se tratarán temas propios de estas fechas: se leerá y aprobará el Plan de Actuación de la próxima temporada y como novedad, se aprobará o no la creación de una nueva sección deportiva. Tras esta reunión, a las once, los patronos tienen junta extraordinaria y aquí es donde se decidirá el futuro del Valencia. Los integrantes de la Fundación deberán votar "la enajenación de acciones de la que es titular la Fundación del Valencia CF SAD a favor de Mériton Holdings Ltd. de acuerdo con el contrato de compraventa a suscribir entre ambas partes". Es decir, los patronos deben decidir si le venden la propiedad del club a Peter Lim. Esta decisión no tiene carácter definitivo porque el acuerdo está sujeto a que Mériton llegue a un acuerdo con Bankia, y a que se le ofrezca confort jurídico al magnate singapurense en el tema del PAI de Porxinos que está en el Tribunal Supremo.

El pasado mes de diciembre se abrió el proceso de venta del Valencia CF. Después se articuló varias veces y el resultado final fue que se presentaron siete ofertas, de las cuales dos se retiraron y cuatro fueron preseleccionadas. El 17 de mayo, los patronos, reunidos también en junta extraordinaria en el Hotel Palace eligieron la propuesta de Mériton, propiedad de Peter Lim, como la ganadora del proceso. Aquel día se dibujó un escenario diferente al que se ha acabado produciendo. En principio Mériton debía llegar a un acuerdo con Bankia, acreedora de la deuda del pago de las acciones y de la gran mayoría de la deuda del club, y después la Fundación ratificaría su decisión firmando el contrato de compra-venta definitivo. Sin embargo, la auditoría de Peter Lim en el club y las negociaciones con Bankia han cambiado las condiciones de la oferta inicial de Mériton y han ralentizado la consecución de la operación. Y ahora la planificación deportiva y el hecho de que agosto sea un mes inhábil para los patronos, han hecho que los acontecimientos se den al revés de cómo se planearon. Es decir, el contrato de compra-venta definitivo, si los patronos votan por una mayoría favorable de dos tercios, se firmará antes de que Mériton haya llegado a un acuerdo con Bankia y antes de que algunas contingencias destapadas por la auditoría estén resueltas. Se puede interpretar que la junta extraordinaria de hoy es una forma de agilizar la operación.

Desde el 17 de mayo hasta hoy Mériton y Fundación han estado negociando el contrato de compra-venta de las acciones del club. Hasta siete borradores de ida y vuelta se han intercambiado la empresa de Peter Lim y la entidad poseedora de la mayoría accionarial. La negociación ha estado sujeta a los vaivenes producidos por las contingencias que iba desvelando la auditoría del magnate singapurense en las cuentas del club y por el acuerdo al que debía llegar Mériton con Bankia. De hecho, existe la duda razonable de por qué ahora, el final de la negociación entre la empresa de Peter Lim y la entidad financiera, no va a afectar al contrato de compra-venta entre Mériton y Fundación que puede estar cerrado previamente, es decir, hoy.

Los patronos, de esta manera, pretenden que cuando se resuelva la contingencia de Porxinos y Lim y Bankia lleguen a un acuerdo, algo que se espera que suceda antes del 15 de agosto, la venta sea ya un hecho. Eso sí, quedaría un último trámite que sería que el Protectorado de Fundaciones validara toda la operación. Algo que se da por hecho que sucederá al ser el Protectorado una entidad dependiente de la Generalitat. Está previsto que esta ratificación no se haga antes de septiembre aunque, para entonces, si todos los demás hitos se han cumplido, la llegada de Lim sería irreversible y efectiva.

A diferencia de lo sucedido el pasado 17 de mayo, esta vez, representantes de PwC, asesoría contratada por la Fundación sí estarán en la reunión previa a la votación explicando las condiciones de la oferta de Peter Lim. También acudirán representantes de Mériton para resolver cualquier tipo de duda que puedan tener los patronos.

Se puede también dar el caso, aunque nadie lo contempla, de que los patronos no voten a favor de venderle la mayoría accionarial a Peter Lim. En ese supuesto, la propuesta del magnate singapurense quedaría descartada de forma definitiva y se debería abrir de nuevo el espectro de la compra a otras ofertas o solicitar el concurso voluntario.

En cualquier caso hoy será un día histórico en el que difícilmente se resolverá algo definitivamente.    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *