La hegemonía de la ciudad en juego

Pese a que el campeonato liguero carece de estímulos para ambos equipos, un derbi nunca es un partido cualquiera. Máxime, cuando cabe la posibilidad de que el Levante acabe, por primera vez en la historia, por delante del Valencia en la clasificación.


Existe derbi en la ciudad porque el Levante atraviesa el mejor momento de su historia. El Valencia siempre ha estado ahí pero el equipo azulgrana lleva unas temporadas opositando a convertirse en un fijo de Primera División. Esto ha provocado que en los últimos años se haya podido vivir en la ciudad un duelo fratricida, un derbi que, poco a poco, va adquiriendo aroma a clásico.

Miles de valencianistas acudirán al Ciutat de València pese a que el Levante, poniendo las entradas a 25 euros, haya intentado evitar un desplazamiento masivo de la afición blanquinegra. Habrá un gran ambiente porque el premio para los granotas puede ser histórico. Actualmente, el Levante ocupa la décima posición de la Liga a un sólo punto del Valencia que va a un sólo punto. Una victoria esta noche en su estadio les situaría por encima de los blanquinegros a falta de una jornada para que acabe la Liga. Si gana el Valencia el hito quedaría desactivado hasta nuevo aviso.

El Levante ha hecho una gran temporada manteniendo su identidad de equipo rocoso en defensa, intenso en todo el campo y efectivo arriba. Dadas sus posibilidades económicas hay que atribuirle una gran mérito al club de Orriols. Este año, el testigo de Caicedo, Koné y Martins lo debía recoger Babá pero, finalmente, ha sido Barral quien ha hecho los goles decisivos para su equipo. En ataque también destaca la aportación del canterano Rubén, ex compañero de Juan Bernat y Alcácer en la cantera del Valencia. En el centro del campo hay otro viejo conocido: Momo Sissokó da músculo y criterio a la zona media junto con Diop que, pese a su calidad, ha tenido una aportación exigua esta temporada. Y en defensa, de nuevo, volvemos a encontrarnos con ex jugadores del club de Mestalla. Es una zaga experimentada que tiene en los laterales a Pedro López y Juanfran y, en el centro a David Navarro, todos ellos con pasado blanquinegro.

Por su parte, el Valencia afronta el partido sin la posibilidad de recibir un premio histórico como su rival. La falta de tensión con la que los jugadores afrontan el partido preocupa en el cuerpo técnico y en el entrenamiento de ayer Richino tuvo que reconducir la actitud de algunos de sus futbolistas. Pizzi reconoció en rueda de prensa que le inquieta este aspecto pero que estaba en su mano resolverlo. Para empezar, el técnico argentino alineará a los mejores jugadores disponibles. Fuera de la lista se han quedado Oriol, Mathieu y Guaita por problemas físicos y llegan tocados Keita, Piatti y Víctor Ruiz. La mayor novedad del once de Pizzi será la vuelta de Senderos al eje de la zaga.

Así pues, Valencia vivirá una fiesta del fútbol. La hegemonía de la ciudad está en juego. Por lo menos, la de esta temporada en Liga.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *