Goles, puntos y sensaciones

El Valencia 14-15 por poco iguala o incluso supera el registro histórico establecido en los remotos años cuarenta, el mejor precedente establecido en toda la historia, cuando los de Mestalla se proclamaron campeones de Liga en un par de ocasiones.


En otro contexto competitivo, el valencianismo  estaría, ahora mismo, soñando con cantar el alirón. Pero la Liga española ya no es la que era por culpa de una discriminación sistemática alentada  en su propio beneficio por los más poderosos. El Valencia lleva muchos puntos en su casillero, más que cuando, a estas alturas de la temporada, conquistó sus dos últimas ligas. Es decir, el actual Valencia lleva mejor marcha que el legendario conjunto que alcanzó la gloria de la mano de Rafa Benítez.  El ejemplo lo dice todo. El Valencia 14-15 por poco iguala o incluso  supera el registro histórico establecido en los remotos años cuarenta, el mejor precedente establecido en toda la historia, cuando los de Mestalla se proclamaron campeones de Liga en un par de ocasiones. Así que los números avalan de forma rotunda la trayectoria de un equipo que se ha entonado en las últimas jornadas. Además de los triunfos, siempre quedan las sensaciones que transmiten los jugadores y, visto lo visto ante la Real Sociedad, el Valencia se ha ganado el derecho a soñar.

Echando la vista atrás, produce perplejidad ver cómo, dónde y cuándo, se produjeron las únicas cuatro derrotas acumuladas. Pero eso ya no tiene remedio, el pasado ya es inamovible aunque provoque lamentos. Conviene mirar hacia el futuro con esperanza y curiosidad. Vienen citas importantes que ayudarán a calibrar mejor a un equipo que se halla todavía en fase de formación y ensamblaje pero que alcanza, por momentos, una intensidad que desarbola a sus oponentes. Sin complejos y con ambición se puede llegar muy lejos. El valencianismo debe disfrutar del momento. Resulta inevitable hacer cálculos y planes.  Pero, lo más importante, es que el Valencia está mejorando y creciendo en el momento adecuado del campeonato. Casi nadie ha reparado en su presencia. Mejor aparecer en el escenario en el momento oportuno y por sorpresa.   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *