Salo, la nostra capitana

Casi se puede decir que fundó el equipo de su pueblo. Salomé Navalón, Salo, Moixent, 1992, juega de lateral derecho y, desde el año pasado, lleva el brazalete. Sin duda, ejerce en el campo: es solidaria y generosa en el esfuerzo. Siempre atenta para defender a sus compañeras y siempre dispuesta a animar. Además, Salo es una futbolista muy fiable defensivamente. Tiene calidad para llegar arriba y escoge bien cuándo hacerlo.


– ¿Cuál ha sido su trayectoria futbolística?

Yo empecé a los seis añitos a jugar al fútbol. Con los chicos de mi pueblo, Moixent. De los 6 a los 12, mientras se pudo, jugué con ellos en las diferentes categorías.  Al ser la única chica del pueblo hicieron un equipo femenino y jugué ahí hasta los 17 años que fue cuando vino el Valencia a buscarme. Tuve la suerte de que me quisieran en el primer equipo y desde los 17, hasta ahora que tengo 21, estoy aquí.

– Es decir, en su pueblo montaron el equipo por usted  

Sí, pero porque tenía amigas que también les gustaba el fútbol. Éramos un grupo de amigas y al final estuve cuatro años muy bien allí viviendo una experiencia muy bonita.

– Ya entonces, por supuesto, era la capitana

Sí, pero no sé por qué. El equipo se hizo por mí, como has comentado. Yo tenía la ilusión de jugar al fútbol y por circunstancias familiares y económicas no me podía ir fuera de mi pueblo. Un amigo mío que era el entrenador que tuve desde pequeñita me hizo el favor y le estoy agradecida porque, si no, no estaría aquí.

– ¿Y por qué es la capitana del Valencia?

Eso me lo pregunto yo todos los días. Dentro del vestuario somos un grupo muy unido. Yo soy una persona abierta que me gusta estar siempre riéndome pero cuando estamos dentro del campo cambio enseguida el chip. Yo creo que eso mis compañeras lo han notado.  También porque el míster el año pasado me dio la oportunidad de ser la capitana. Confió en mí y le estoy muy agradecida. Desde entonces mis compañeras no sé qué han visto en mí pero también les estoy muy agradecida. Desde que era pequeña mi gran sueño era jugar en el Valencia y nunca imaginé ser capitana. Me ha hecho mucha ilusión.

– ¿Cuáles son los principales cambios del año pasado a este? 

Lo primero, la confianza del club para darnos estas instalaciones de Paterna y la confianza en el equipo. Han hecho fichajes de futbolistas muy competitivas que están jugando a un gran nivel. El grupo que somos, la gente que estamos desde el año pasado o hace dos o hace tres… somos un equipo muy compacto, la gente que ha venido se ha acoplado muy bien y somos un equipo unido que yo creo que es lo fundamental  

– Fue usted especialmente crítica con la anterior junta directiva. Cuando se fue Llorente se alegró públicamente…

Nunca me alegro de que le pase algo malo a una persona. No me alegré por él, me alegré porque creo que era un cambio que se tenía que haber hecho desde hacía algún tiempo. No tengo personalmente nada en contra de él. Creo que ha sido bueno el cambio por el presidente que tenemos ahora. Lo hemos notado en el equipo porque ha apostado mucho por nosotras. Yo estoy contenta, no porque se haya ido nadie, sino porque ha venido un presidente nuevo.

– ¿Quiénes son sus referentes en el lateral derecho?

Siempre he jugado de mediocentro defensivo y desde que vino Cristian Toro vio algo en mí que yo nunca había visto y me dijo ‘tú, ponte de lateral’. Estoy acoplándome bastante bien. Me ha costado lo mío pero me estoy adaptando bien. Mi referente masculino sería Joao Pereira. Me encanta. Es un chico que tiene mucha personalidad dentro y fuera del campo. Me identifico mucho con él. El femenino sería un lateral pero no es derecho, una chica del Athletic, Leire, pero juega por la izquierda. Tiene mucho recorrido, es impresionante  

– ¿Les pesó la responsabilidad por la expectativa generada en la primera parte contra el Levante?

Antes del partido me hicieron una entrevista y yo lo dije, detrás de ese partido había muchas cosas que no se ven. Yo creo que salimos con mucha presión. Apostaron mucho por nosotras. Jugamos en este campo (señala al Mini Estadi ahora Antonio Puchades), que es increíble, que yo pensaba que en la vida íbamos a jugar ahí. Y queríamos dar lo mejor de nosotras. Salimos al campo un poco desorientadas. Entramos al vestuario y el entrenador nos dijo que teníamos que espabilar y ser como somos. A partir de ahí, creo que fuimos superiores a ellas aunque hicimos menos goles. Creo que fue un poco eso: la presión.

– Alrededor de 2.000 personas vieron el partido en directo. ¿Están satisfechas con el apoyo de la afición?

Nosotras sabíamos que iba a venir gente porque es un derbi femenino que se juega en Paterna y en el Mini Estadi. Sabíamos que iba a venir mucha gente pero no la cantidad que vino. Yo no era consciente, estaba jugando el partido y no vi la gente que había. Luego vi unas fotos y me sorprendí y pensé que teníamos un apoyo que no sabíamos que lo teníamos. La afición es, la poca o la mucha que tengamos, siempre que viene a vernos, muy importante para nosotras. Es el motor que nos permite no abandonar nunca.  Lo notamos mucho. Aunque luego vi la foto y dije ¿tanta gente había? Pero sí, lo notamos mucho.  

– ¿A qué puede aspirar este equipo? ¿Están en condiciones de competir con los ‘grandes’?

Es complicado. Puedes aspirar a mucho. Siempre puedes dar más de lo que te crees que puedes dar. El míster siempre lo ha dicho ‘jugar cada partido como si fuera una final’ y así, si jugamos todos los partidos como una final, podemos llegar donde queramos realmente. Es difícil luchar contra los grandes Barça, Athletic, Rayo, son equipos muy fuertes con una gran base y grandes jugadoras. Pero nosotras, lo que nos caracteriza es que luchamos todo y no nos damos por vencidas nunca. Lo principal es ir partido a partido e intentar entrar en la Copa de la Reina y luego ya veremos.

– Se habla de que este equipo destaca por su unión y el buen ambiente ¿Cómo se consigue eso?

No se puede explicar. Es vivirlo en el vestuario día a día. Yo vivo fuera de mi pueblo y esta es mi segunda familia. Nos llevamos bien dentro y fuera del campo. No hay desprecios y si algún día lo hay, somos suficientemente mayores como para hablar las cosas. Sabemos que si no estamos unidas no sirve de nada. Es lo más importante, un valor fundamental para que este equipo funcione.

– ¿Cómo valora el trabajo desempeñado por Cristian Toro?

La mitad del primer año que estuvo supimos salir del descenso  juntos. Es un luchador que transmite su pasión por el fútbol. Este deporte es su vida. Todo lo que hace es por nosotras y nos transmite su pasión.

– Usted ha sido internacional en las categorías inferiores ¿cómo ve la posibilidad de ser convocada con la absoluta?¿Es un objetivo o ni lo piensa?

A cualquier jugadora, en estas categorías, se le pasa por la cabeza pero en ningún momento es un objetivo que quiera tener yo como una finalidad. Si algún día llega será un sueño que me gustaría cumplir pero hay grandes jugadoras.

– ¿Qué tipo de fútbol le gusta ver como aficionada?

Me gusta el juego de toque. Pero también el juego duro. Me gusta que el equipo no rife la pelota pero que sea muy intenso, que presione todos los balones y que no se acobarde por nada. Que sea un equipo fuerte.

– ¿Cuál ha sido el mejor momento de su carrera deportiva y el peor?

El mejor fue cuando vino Pedro Malabia a mi pueblo y me dijo que quería que estuviese en el equipo, que confiaban en mí. Y más que eso el día que Cristian me dijo que quería que liderara el grupo. Eso no se me va a borrar en la vida. El peor momento fue distanciarme de mi familia porque soy muy familiar y me costó, pero eso es más personal que futbolístico. Nunca he tenido ningún problema en ningún equipo.  

– Muchas gracias ¿quiere añadir algo más?

Animar a la afición a que venga a vernos. Nos comprometemos con ellos a darlo todo en el campo. Y si las cosas van mal necesitamos su apoyo.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *