El verdadero problema

El Valencia volvió a ser un equipo sin alma contra Las Palmas


Hubo punto de inflexión en Vigo. Desde entonces el Valencia ha vuelto a ser un equipo efectivo de cara a portería. Eso, y el valioso empate obtenido en un partido en el que todos los méritos los puso el rival permiten,  incluso, sacar conclusiones positivas del esperpento futbolístico vivido en Mestalla. Resoecto a lo negativo parece evidente que el Valencia acumula muchas carencias futbolísticas. Ayer trató de hacer la presión adelantada y no supo. Las Palmas pareció Brasil y Jonathan Viera, Pelé. Nuno debería replantearse el exceso de tacticismo en función del rival. Los grandes equipos sólo tienen un plan. Esta temporada se ha sumado la inconsistencia defensiva a los problemas en la construcción de juego que ya se apreciaban en la anterior.

Pero el problema no es ese. No es fácil por no decir imposible darle una explicación a lo que le ocurre al equipo de Nuno. La primera vez que se vio a un Valencia física y mentalmente hundido con el técnico portugués al frente fue en Cornellà. Después, la imagen se ha repetido en tramos de diferentes partidos. Algunos más largos y otros más cortos. La máxima expresión llegó contra el Gante en Bélgica del minuto 1 al 90. Y ayer contra Las Palmas, aunque se apreció algo de voluntad al principio, prácticamente se repitió la historia. Lo increíble de esto, es lo de Vigo y esperemos que lo de Rusia.

En la búsqueda de respuestas al verdadero problema lo primero que se piensa es que hay una fractura en el vestuario porque un grupo cohesionado puede perder partidos pero no el amor propio. Ya hemos señalado alguna vez que no tiene mucho sentido pensar en un motín en contra de Nuno por parte de futbolistas que han renovado gracias a su criterio o que han llegado de la mano de Mendes. Podría ser, tal vez, falta de sentimiento de pertenencia o de integración de algunos jugadores pero eso ya es especular. En la entrevista concedida al As Nuno dijo que la propiedad era consciente de lo que significa construir un proyecto con gente joven. Por ahí puede ir la falta de carácter pero esa excusa no vale en boca de Nuno, precisamente, porque es el eje de la política deportiva de Lim.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *