Kempes sólo hay uno

Las palabras del mito valencianista no han llegado en un buen momento para Mériton.


Ayer, de nuevo, fue un día agitado en el Valencia CF. Las declaraciones de Kempes el martes por la noche en el programa de Valencia Play 'El Matador' criticando la estructura deportiva del club ha tenido muchas lecturas. De hecho, sin entrar a juzgar si lo que dice es razonable o no, se pueden encontrar dos interpretaciones enfrentadas. Por una parte se argumenta con lógica que, dado el cargo que ostenta Kempes en el Valencia, el ex futbolista debería hacer estas declaraciones en calve interna. Por otra parte se asume que el mito del valencianismo puede decir lo que quiera porque para eso es Mario Alberto Kempes y está por encima del bien y del mal. En DIARIO DE MESTALLA nos inclinamos por esta última perspectiva.

Entrando en el contenido de las declaraciones, Kempes expresa, como diría Paco Polit en su análisis de hoy, dudas razonables (eso sí, sin acusar a Nuno de traidor). En vista de que el Valencia es poco dado a dar respuestas respecto a la política de fichajes las especulaciones campan a sus anchas. Ahora bien, sorprende que ahora todo el mundo ponga en tela de juicio el modus operandi del club en materia de fichajes cuando, desde el principio, se ha funcionado así. Aún corriendo el riesgo de resultar endogámicos, nos volvemos a referir a un artículo de Paco Polit en DIARIO DE MESTALLA en diciembre del año pasado. Nuestro colaborador explicaba con todo lujo de detalles las conexiones entre Lim, Mendes, los fondos de inversión y las comisiones a propósito de las contrataciones por parte del Valencia de jugadores del Benfica. Ha pasado casi un año. Entonces no estaba de moda poner el foco en un tema de suma importancia. Evidentemente, el cambio de tendencia lo marca la salida de Salvo. No hay equilibrio, se vuelve a evidenciar que, para algunos, el ex presidente ejecutivo es la única unidad de medida.

Sin embargo, para los que el club siempre pesa más en la balanza, la exigencia de transparencia es un camino coherente. Es un interés irrenunciable ahora y siempre. Cuanta más información fidedigna se aporte menos dudas razonables (o no razonables) habrá. De todas maneras, el momento para fijar las condiciones de la venta ya pasaron. Los que priorizaron la llegada de Lim a la salvaguarda de los intereses del Valencia deberían tener ahora complicado enarbolar según qué banderas. Pero parece que todo vale pese a que Kempes sólo hay uno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *