Pudo ser peor

El Mestalla recupera el aliento y la vida en el último minuto gracias a un golazo de Cifo de falta. El filial mereció más en la segunda parte pero al final el empate ante un rival directo permite no perder la posición en la clasificación


Decíamos en la previa que iba a ser un partido dramático pero no sabíamos hasta qué punto. Un gol en el último minuto, un penalti parado, una valla derribada por los seguidores del Prat que pudo acabar en disgusto serio, incidentes a final del partido entre los jugadores… La tensión aflora en estos últimos compromisos de Liga. Por otro lado hay que agradecer que en el Antonio Puchades se viera un buen partido de fútbol con alternativas en las dos porterías y buen juego de los locales, especialmente, durante la primera media hora de la segunda parte.

Definitivamente, el Mestalla ha mejorado sus prestaciones. Las incorporaciones de los juveniles le ha dado un nuevo aire al equipo y el estilo de juego busca potenciar la calidad que atesoran los futbolistas del filial.

Lo primero que conviene destacar del partido es un hecho que venimos denunciando en Diario de Mestalla desde hace algunas semanas. El club ha optado por la invisibilidad del filial. Ninguna campaña de apoyo ni llamadas a la afición para que anime al segundo equipo de la entidad. Esta actitud provocó que el Prat jugara menos fuera de casa en el Antonio Puchades. La presencia de 150 animosos aficionados del club catalán marcó las diferencias en la grada.

Sobre el campo la historia empezó muy igualada. El Mestalla salió con la intención de imponer su fútbol de calidad frente a un Prat que basaba su juego en la destreza de su delantero Kanté que fue una pesadilla constante para la zaga valencianista. Los primeros minutos fueron de tanteo sin un claro dominador. En el minuto 17 llegó una malísima noticia. El extremo izquierdo juvenil se volvió a romper. Arrancaba una carrera y envió el balón a la banda llevándose la mano a la zona posterior del cuádriceps. Curro Torres decidió dar entrada a Cifo para sustituirle. El Prat avisaba con un disparo potente de Kanté que hizo un efecto extraño y obligó a Jaume a sacar el balón con las piernas rectificando la estirada. Poco después el delantero del Prat dejó los avisos y convirtió el gol tras un error defensivo en jugada a balón parado. El equipo catalán no había hecho más méritos que su rival pero ya iba por delante en el marcador. El Mestalla trató de reaccionar con dos disparos rasos desde fuera del área de Manu Molina y Chumbi que salieron algo desviados. Pero en el 35 Rober hizo diana. El extremo derecho trazó la carrera desde la banda en paralelo a la línea de gol buscando la zona central y cuando se encontraba al borde del área soltó un disparo tremendo con la izquierda que entró por la escuadra. Golazo de bandera y van dos de Rober en los últimos partidos en Paterna. El gol dio más brío al juego del Mestalla y antes del descanso, tras un gran jugada colectiva que acabó con Mario Marín poniendo el balón en el segundo palo, Cifo tuvo una gran ocasión para poner por delante a su equipo. Su potente remate exigió a Toni realizar un paradón. La nota curiosa la puso el árbitro al señalar el camino a los vestuarios cuando faltaba medio minuto para llegar al 45 y el Mestalla apretaba.

En el segundo periodo se rompió la igualdad a favor del Valencia. El equipo dirigido por Curro Torres salió con la determinación de ganar el partido y puso los medios sobre el césped para conseguirlo a base de fútbol. Empezó a combinar con rapidez el Mestalla, el balón transitaba de un sitio a otro con precisión, los laterales ganaban la línea de fondo y las ocasiones no tardaron en llegar. Cifo y Salva Ruiz lo intentaron con dos disparos desde la izquierda, el defensa sacó un balón en la línea de gol tras cabezazo de Chumbi, Rober recogía un rechace y el portero desviaba milagrosamente… el dominio era total, el Prat estaba embotellado y parecía que el gol del Mestalla era sólo cuestión de tiempo. Sin embargo, a la contra, en la única jugada que el equipo catalán merodeó el área valencianista, el árbitro señaló un penalti. Era el minuto 62 y el fútbol se mostraba injusto con el filial. Tal vez por eso, o más bien porque es un excelente portero, Jaume detuvo el balón. Y no sólo eso, poco después, tuvo otra intervención salvadora al desviar un potente disparo desde fuera del área del Prat. Lo cierto es que tras el penalti el partido se volvió a igualar. La pena máxima tuvo el efecto para los visitantes de ver que podían llevarse la victoria y, para los locales, el contrario. Curro Torres movió el banquillo y decidió dar entrada a Hiroshi por Fernando Cano. El Prat había crecido pero el Mestalla lo seguía intentando, esta vez, por medio de un cabezazo de Ayala que salió ligeramente desviado. Sin embargo quien desniveló la balanza fue el Prat a falta de un cuarto de hora para que acabara el partido. La celebración del gol de Granell con su afición provocó que se venciera una valla publicitaria. Afortunadamente no hubo que lamentar ninguna consecuencia pero hubo un peligro evidente. El Mestalla veía cómo se le escapaba el partido y también su permanencia en Segunda División B. El equipo de Curro Torres atacaba ahora más desordenado y no conseguía encerrar al rival en su campo como sí lo había hecho al inicio del segundo periodo. Sin embargo cuando faltaba un minuto para que se llegara al final del tiempo reglamentado Cifo anotó un gol antológico de falta poniendo el definitivo empate a dos.

Decíamos al principio del partido que sólo valía ganar pensando en darle caza al Sant Andreu para evitar la posición de promoción pero la derrota hubiera sido devastadora y hubiera hundido al Mestalla en el descenso directo. Así pues, conviene valorar el punto obtenido.    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *