El Mestalla pierde desquiciado por el árbitro

El filial valencianista se adelantó en el marcador pero la actuación del colegiado señalando dos penaltis y la expulsión de Akapo en el 47 marcó el devenir del partido.


En general, que un árbitro se equivoque en contra de un equipo filial no suele tener demasiada repercusión porque, al fin y al cabo, son chicos jugando contra equipos profesionales que, en algunos casos, representan a toda una ciudad. Por otra parte, ha quedado demostrado estos últimos años que el Valencia tiene poco peso entre el estamento arbitral. Juntando estos dos factores el escenario que se le queda al Mestalla es complicado. Pero también es cierto que, sabiendo de antemano esta realidad, el equipo debe saber gestionar mejor las injusticias empezando por el entrenador Curro Torres. Ya son 14 rojas en lo que va de temporada contando las dos del entrenador blanquinegro y la de Zahibo contra el Eldense que se produjo una vez finalizado el encuentro. Afrontar 11 tramos de partido con un jugador menos explica muchas derrotas del filial.

En Lleida el árbitro consiguió desquiciar al equipo que vestía de naranja. El partido empezó con el Lleida tratando de llevar la iniciativa a través de la posesión. Tuvo un acercamiento muy peligroso en las botas de Marc Martínez. Pese al control y las primeras llegadas del conjunto local, fue el filial valencianista quien abrió el marcador al minuto 11 con un gol de Sito.

Tras el tanto, el partido siguió la misma tónica. La intensidad fue el guion que siguió el paso del tiempo y con él, un juego vistoso del que disfrutó la grada. Manu Onwu, en el 24’, estuvo cerca de empatar y poco más tarde, Aridai pudo ampliar la ventaja. En sendas oportunidades, los protagonistas fueron los porteros. Al filo del descanso, Molo se dejó caer en el interior del área y el árbitro decidió señalar la pena máxima. Al lanzamiento fue Marc Martínez, que con su disparo engañó al guardameta visitante y puso la igualada antes de que los jugadores se marcharan al túnel de vestuarios.

Nada más arrancar el segundo tiempo, Zahibo derribó a Colinas en el límite del área y el colegiado, en una decisión polémica, determinó que la falta había sido dentro, por lo tanto, señaló penalti. Al lanzamiento, de nuevo Marc Martínez, no perdonó y selló la remontada del Lleida Esportiu con dos tiros desde los once metros. Asimismo, en la misma juagada, Akapo vio la roja directa tras protestar la sentencia del colegiado.

Uno menos y más de media hora por delante. Curro Torres mandó a los suyos a buscar el partido y así lo hicieron. El Valencia Mestalla no le perdió la cara al encuentro y buscó en todo momento el empate. Puso en apuros a los de Idiakez, que unas veces por su portero y otras veces por la defensa, consiguió resolver con solvencia las aproximaciones de los visitantes. En el 74’, el técnico valencianista también fue expulsado y los futbolistas del filial blanquinegro, incrédulos ante lo vivido, reprocharon la decisión al árbitro. Aun así, lo siguieron intentando, aunque sin premio. El Lleida se limitó a defender el resultado con uñas y dientes y acabó pidiendo la hora. Al final, el esfuerzo no volvió a ser justo con los nuestros, que unido a las polémicas decisiones arbitrales, evitaron que los nuestros salieran con un resultado satisfactorio de tierras catalanas.

Ficha técnica:

Lleida Esportiu: Crespo, Óscar Rubio, Fuster, Albistegui, Molo, Bosch, Colinas, Marc Martínez, Onwu (Diego Suárez, min. 89), Vega (Ekhi, min. 81), Carlos Rodríguez (Urko Arroyo, min. 69).

Valencia Mestalla: Álex Sánchez, Akapo, Diallo (Tropi, min. 87), Ayala, Nacho Vidal, Zahibo, Fernando Cano (Nacho Gil, min. 66), Aridai (Arango, min. 81), Quim, Sito, Iban.

Goles: 0-1. M. 12: Sito. 1-1. M. 42: Marc Martínez, de penalti. 2-1. M. 46: Marc Martínez, de penalti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *