El botín de Lasesarre

El Valencia consigue un excelente resultado en el partido de ida de cuartos de final de la Copa de la Reina. La eliminatoria se decidirá en Paterna el fin de semana que viene.


Lo pasó mal el Valencia en el primer tiempo pero pelear cada balón como si fuera el último suele tener recompensa. El gen competitivo del Femenino volvió a hacer acto de presencia, esta vez, en la Copa de la Reina. Vuelve con vida el Valencia del partido disputado en Lasesarre. El Athletic Femenino suele jugar en Lezama en un estadio con capacidad para 2.500 personas pero la expectación generada en Bilbao provocó que el encuentro se disputara en la vecina localidad de Barakaldo. Para las blanquinegras, como comentábamos en la previa, un premio merecido y un reto apasionante.

Las principales novedades en el once de Cristian Toro fueron la presencia de los dos nuevos fichajes procedentes del San Gabriel: Paula Nicart acompañó en el centro de la defensa Sara Micó y Brenda Pérez actuó en la mediapunta. Además, Leila ocupó una posición más adelantada y el lateral izquierdo quedó para Mulán. Cintia actuó en el lateral derecho y la pareja de mediocentros la formaron Arantxa y Gio. La responsabilidad ofensiva por la derecha quedó para Anita Amo.

El Valencia salió con una actitud defensiva, intentando no dejar espacios para impedir que el Athletic pudiera desarrollar su juego. Las 'leonas' estaban incómodas en el campo pero lo intentaban de todas las maneras y poco, a poco, empezaron a llegar con peligro. En el minuto 17 advirtió Irene con un cabezazo y en la jugada siguiente el Athletic se adelantó en el marcador por medio de Murua. Fueron los mejores momentos del equipo local que encerraba al Valencia en su área y hacían méritos para ampliar la ventaja en el marcador. Conforme se acercaba el descanso, sin embargo el Valencia empezó a tener más presencia ofensiva y el partido se igualaba.

Tras el paso por el vestuario el equipo dirigido por Cristian Toro salió con la determinación de conseguir el gol del empate. Así sucedió en el minuto 53 gracias a un tanto de Arantxa que volvía a ser decisiva, también en el aspecto goleador. El Valencia daba un golpe tremendo a la eliminatoria tras conseguir hacer un gol a domicilio. Quedaba proteger el botín conseguido y faltaban muchos minutos por delante. El equipo, entonces, sacó a relucir sus mejores virtudes defensivas: la solidaridad, el compromiso y la concentración. El grado de intensidad de las valencianistas dificultaba mucho el juego de las bilbaínas. Y eso que Erika realizó un disparó peligroso en el 58 y, poco después, Ibarra envió un balón al larguero. El dominio era del Athletic pero quien lo manejaba era el Valencia manejaba, perdiendo tiempo cuando convenía y tomando la iniciativa cuando el Athetic se desquiciaba. El carrusel de cambios dio comienzo y participaron también en el partido Trueno, Marta Mateos, Naiara y Mitsue. Se llegaba al final del partido y el Valencia había conseguido conservar el valioso botín. Un empate que le deja las puertas de las semifinales abiertas de par en par. Quedan 90 minutos de pelea. De hecho, pese al resultado favorable, el Athletic sigue siendo favorito. Todo se decidirá en casa, en Paterna. Las futbolistas han echado el resto para afrontar el partido en una buena situación. La afición debe estar a la altura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *