El Valencia vende cara la derrota en Lezama

El Valencia no pudo sacar nada positivo de su visita a Bilbao pese a tener opciones en uno de los campos más difíciles de la Liga.


Es difícil hacer pronósticos con el Valencia cuando juega contra un equipo teóricamente superior. Las jugadoras blanquinegras se han caracterizado en las dos últimas temporadas por ser capaces de ganarle a cualquiera. Sin embargo, en Lezama, se cumplieron las previsiones lógicas. El Valencia afronta su tercera temporada con perspectiva de formar parte de la élite mientras que el Athletic es uno de los clásicos de la aristocracia del fútbol femenino en España. El conjunto vizcaíno, hasta la fecha, siempre ha quedado por delante del Valencia en Liga. El partido en Bilbao era una buena prueba para que las futbolistas dirigidas por Cristian Toro fueran buscaran sus límites, al menos, así titulábamos la previa. Y, pese al resultado negativo, se puede sacar la conclusión de que el Valencia es un equipo capaz de competir en casa de los mejores, ofrecer un buen espectáculo y tener opciones de ganar.

De hecho, el Valencia se adelantó en el marcador al cuarto de hora por medio de Mari Paz Vilas con un disparo a la media vuelta desde fuera del área que sorprendió a Ainhoa, la portera del Athletic. El equipo local reaccionó muy pronto. No tuvo apenas ocasión el Valencia de administrar la ventaja. En el minuto 20 Eli Ibarra recogió un despeje de Sullastres para hacer el empate. Hasta ese momento los dos equipos habían sido muy cautos pero los goles desataron el partido. El Valencia jugaba con aplomo en defensa y generaba ocasiones de gol. Una salida en falso de Ainhoa pudo haber provocado el segundo gol para el equipo dirigido por Cristian Toro. Sin embargo, justo antes del descanso, el Athletic se adelantó en el marcador. El equipo rojiblanco sorprendió al Valencia en el lanzamiento de una falta en tres cuartos de campo que acabó en Irene Paredes tras recibir el pase de cabeza de una compañera. Pese a la estirada, Sullastres, no pudo evitar que el disparo de la futbolista del Athletic acabara entrando en la portería.

Quedaba recomponerse en el descanso y el Valencia, que ya había demostrado en la primera parte su ambición, salió en busca del tanto del empate. El partido tuvo una fase en la que el equipo dirgido por Cristian Toro tenía la voluntad de atacar pero no encontraba la manera de crear verdadero peligro más allá de algún balón colgado al área. En el minuto 71, de nuevo Irene Paredes y tras un saque de esquina que prolongó en el primer palo una compañera, consiguió batir a Sullastres. Poco le quedaba por perder al Valencia que se lanzó definitivamente al ataque. El equipo con la camiseta de la Senyera apretaba y Gio consiguió recortar distancias poco después con un cabezazo de Gio tras un saque de falta. Quedaba un cuarto de hora por delante pero finalmente no se pudo conseguir sacar nada positivo de la visita a Lezama en cuanto a puntos. Hay otra lectura evidente que deja el partido y es que el Valencia está ahí. No hay duda de que en Lezama se vio un partido entre dos equipos punteros de la Liga.

Seguramente Cristian Toro, como cualquier entrenador, no acabó contento con la naturaleza de dos de los tres goles que recibió el Valencia. Encajar en jugadas a balón parado suele ser el resultado de un desajuste defensivo. El técnico argentino dijo en la previa para DIARIO DE MESTALLA que el partido se resolvería en pequeños detalles. También señaló que ganaría el equipo "que menos errores cometa" y así fue. A partir de ahí debe crecer el Valencia que demostró que puede competir contra un equipo que aspira a todo pero no fue capaz de romper los pronósticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *