Oportunidad perdida

El Valencia no realizó una buena primera parte y lo pagó muy caro. La reacción blanquinegra en los segundos 45 minutos se quedó a medias.


Foto: Dulce Sotos - Carol no encontró demasiados huecos por el centro

Foto: Dulce Sotos – Carol no encontró demasiados huecos por el centro

A principio de temporada el Valencia Femenino partía con el objetivo de mejorar el resultado clasificatoria del año pasado cuando acabó sexto en la tabla. Sin embargo, el excelente rendimiento del equipo blanquinegro ha puesto sobre la mesa la posibilidad de aspirar al subcampeonato liguero. El Valencia está muy cerca del Atlético de Madrid, segundo clasificado, pero no acaba de alcanzarlo. El equipo colchonero lleva dos jornadas empatando contra Barça y Athletic de Bilbao y parecía, sobre el papel, el momento propicio para asaltar el segundo puesto de la clasificación. Lamentablemente, el fin de semana pasado, la vergonzosa actuación arbitral impidió al Valencia sacar algo positivo de Mallorca y hoy, frente al Santa Teresa, el equipo dirigido por Cristian Toro desperdició otra oportunidad para dar alcance al Atlético de Madrid.

Decíamos en la previa que el Valencia debía dejar de lado todo lo ocurrido en la última jornada en Mallorca y centrarse exclusivamente en el reto de este mediodía en Paterna. Sin embargo, dio la sensación de que el equipo blanquinegro salió al campo algo pesaroso, aún tocado anímicamente por los sucesos contra el Collerense. También, evidentemente, hay que poner en valor la puesta en escena del Santa Terresa, bastante atrevido, presionando arriba la salida del balón de las valencianistas y dominando el encuentro por completo durante los primeros diez minutos. El equipo extremeño salió con un punto de intensidad más que el Valencia, estuvo muy ordenado y mereció irse al descanso por delante en el marcador.   

El partido del pasado domingo, igualmente, afectó de manera inevitable a la alineación de Cristian Toro por las sanciones de Naiara Beristain y Mariajo en la portería que se unieron a la larga lista de lesionadas formada por Arantxa, Monforte, Claudia y Leila. Así las cosas, el entrenador argentino salió al campo con Gema Rueda  en la portería, una defensa de tres formada por Sara Micó, Paula Nicart e Ivana; de carrileras actuaron Trueno por la izquierda y Salo por la derecha; el centro del campo fue para Mitsue y Gio y la responsabilidad ofensiva recayó en Manu, Carol y Mari Paz en punta de ataque.  

Le costó mucho al Valencia entrar en el partido y cuando lo hizo no encontró su juego en ningún momento. Cristian Toro, en la grada, les pedía a sus jugadoras que hicieran transitar el balón con mayor rapidez. No había velocidad y tampoco juego exterior. El Valencia se atascaba por el centro y facilitaba la labor de contención del equipo extremeño. Aún así, las locales gozaron de dos ocasiones para abrir el marcador: primero con un remate de Mitsue desde fuera del área y después con una falta lanzada por Carol. Sin embargo, fueron las visitantes las que golpearon primero en el minuto 28. Fátima remató desde la frontal del área de cabeza con mucha potencia tras una falta lanzada desde el medio del campo. El balón sorprendió a Gema Rueda por arriba. El partido se ponía muy cuesta arriba por el resultado pero, sobre todo, por la sensación de impotencia que desprendía el Valencia a la hora de atacar. Además, el gol mantuvo noqueado al equipo blanquinegro en los minutos posteriores e incluso, el Santa Teresa, pudo hacer el segundo. El Valencia recuperó el dominio al final del primer periodo pero ya no quedaba tiempo para más.

La segunda parte fue un monólogo ofensivo por parte de las locales pero en un primer momento faltó claridad de ideas y después el juego fue demasiado precipitado. El Valencia tuvo el dominio territorial pero seguía teniendo problemas para llegar a la portería defendida por Mimi. Lo hizo, de nuevo, con un disparo de golpe franco de Carol que puso en aprietos a la portera extremeña. Cristian Toro decidió mover el banquillo y salió Paula por Sara. El equipo se recompuso con un 4-4-2. Poco después, las que entraron al campo fueron Ana Amo por Trueno y Mulán por Salo. Ahora el Valencia jugaba con un 3-4-3 y los cambios empezaron a dar el resultado esperado. En el minuto 71 Ana Amo recibió un pase interior y encaró a Mimi. La 10 del Valencia resolvió con calidad y anotó el gol del empate. El partido entraba en otra fase. El gol devolvió la confianza al Valencia en sus posibilidades. Supuso el impulso necesario para creer en la victoria. Hasta ese momento, pese al dominio territorial, el equipo blanquinegro no había logrado generar situaciones claras de gol pero ahora parecía haber encontrado la manera de hacer daño al equipo extremeño. Eso sí, conforme pasaban los minutos, la ansiedad impedía darle la pausa necesaria al juego. Aún así, el equipo dirigido por Cristian Toro tuvo ocasiones para conseguir la remontada. Una falta lanzada por Gio al larguero fue, sin duda, la más clara. Pero se resistió el gol. El árbitro, en la jugada polémica del partido, interpretó que Mimi no debía ser expulsada pese a parar en falta fuera del área a Mari Paz. El colegiado señaló la infracción y amonestó con tarjeta amarilla a la portera extremeña. Valga este hecho como dato de que no se puede generalizar en cuanto a los arbitrajes caseros que se dan en algunos campos de Primera División.

Sin embargo, hoy no se puede achacar el resultado a factores externos. El Santa Teresa se fue con un punto muy trabajado y el Valencia no fue capaz de imponer su teórica superioridad. Quedan cinco finales para acabar la Liga y el equipo dirigido por Cristian Toro tiene en su mano lograr el subcampeonato: está a sólo dos puntos del Atlético de Madrid y hay un enfrentamiento directo en la antepenúltima jornada. Afortunadamente, a lo largo de la temporada, las futbolistas blanquinegras se han ganado el derecho de poder fallar tal y como sucedió hoy en Paterna. No pasa nada. No conviene dramatizar. Si el equipo sigue trabajando como hasta ahora, probablemente, volverá a reencontrase con la victoria el próximo domingo en Albacete.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *