Gran resultado en un mal partido

El Valencia encarrila la eliminatoria de dieciseisavos de final tras una primera parte para olvidar y unos segundos 45 minutos en los que mejoró su imagen.


Si el fútbol fue ingrato con el Valencia frente al Barcelona en Vallecas se portó bien con el equipo de Nuno. El resultado premió al equipo que menos voluntad puso para ganar. El equipo que vestía de naranja salió al partido intentando manejar 180 minutos, sin hincar el diente y con mucha cautela. El Rayo, sólo por la actitud fue mejor futbolísticamente que el Valencia. Los visitantes sólo empezaron a reaccionar con el resultado en contra y ya iniciada la segunda parte. El Valencia logró empatar y se volvió a conformar. Pero a veces, pasan estas cosas y De Paul a cinco minutos para llegar al final hizo el gol de la victoria que despeja considerablemente el camino para que el Valencia esté en octavos de final.

Hubo revolución en el equipo titular por parte de Nuno pero no como se preveía. Del once que empezó la Liga y que más veces ha repetido el técnico portugués el cambio más significativo fue el de Yoel por Diego Alves. El equipo presentó una columna vertebral reconocible con Otamedi, Mustafi, Javi Fuego y Alcácer. Pero hubo muchas novedades con la presencia de Cancelo, Orban, Filipe Auugusto o De Paul, futbolistas que apenas han tenido minutos a lo largo de la temporada.

El partido empezó con el Rayo llegando más que el Valencia. ninguno de los dos equipos se hacía con el control del partido pero los locales estaban más incisivos en ataque. La primera aproximación del Valencia que sería la única hasta la segunda parte llevó bastante peligro. Mustafi no pudo conectar un excelente saque de esquina lanzado por Piatti desde la izquierda. El partido estaba sumido en la indefinición, las posesiones no duraban mucho porque ambos equipos querían acelerar el balón en las acciones ofensivas pero faltaba precisión.  Si acaso era el Rayo era el que combinaba con más intención. Por parte del Valencia faltaba que intervinieran los futbolistas más creativos y que Filipe y Javi Fuego le dieran pausa al juego. No aparecían ni Carles Gil, ni Rodrigo De Paul. El Rayo presionaba la salida del balón del Valencia y recuperaba con cierta facilidad. A la media hora de juego el conjunto madrileño tuvo una buena ocasión con un remate de cabeza de Baena. Unos minutos antes los madrileños habían reclamado un penalti en una acción entre Orban y Lica. Y así, sin que el equipo local estuviera ofreciendo grandes cosas pero sí más que el Valencia, llegó el gol del Rayo. En una jugada desgraciada, tras un saque de esquina Orban equivocó el despeje y el balón quedó para Álex Moreno a medio metro de Yoel. El jugador rayista resolvió ante el portero gallego y subió el primer gol al marcador. El tanto no sirvió para que el Valencia reaccionara. El equipo de Nuno estaba jugando muy plano, o, directamente, no estaba jugando. Sólo al final de la primera parte se pudo intuir una leve sensación de que el Valencia quería cambiar el signo del partido.

La segunda parte empezó con una gran ocasión del Rayo. Un disparo desde fuera del área obligó a Yoel a realizar una buena parada y el rechace también generó problemas a la zaga valencianista. A partir de ahí el Valencia empezó, por fin, a dar señales de vida en ataque. Javi Fuego dio el primer aviso con un disparo desde fuera del área . Ahora el que presionaba arriba era el Valencia. Aún así, el Rayo tampoco permitía que el Valencia se relajara en defensa como demostró un disparo de Pozuelo. Pero el partido era otro. Empezaban a aparecer De Paul y Piatti. Por su parte, Filipe Augusto defendía casi en el área del Rayo. Aún así, el Valencia no conseguía darle continuidad a su ofensiva. Un disparo de tremendo de De Paul desde larga distancia hizo cantar gol en muchas casas de valencianistas por el efecto óptico del plano televisivo. Pasó muy cerca. Tras regalar toda la primera parte el Valencia, más ambicioso, empezaba a merodear el empate. Los minutos pasaban y Nuno meditaba los cambios. Al Valencia le faltaba ser más constante en sus ataques. Seguía dejando opciones para que el Rayo metiera el segundo gol. De nuevo De Paul puso la chispa en el ataque valencianista con una jugada por banda derecha y en la siguiente jugada, en el minuto 70, el Valencia logró el gol del empate. Paco Alcácer corrió a por un balón sobre el que Cobeño tenía mucha ventaja. Sin embargo, el portero del Rayo, inexplicablemente, no consiguió atajar el esférico desde el suelo y Alcácer, rápido y pillo, se lo llevó para marcar a puerta vacía con tranquilidad. La eliminatoria se ponía de cara con el gol a domicilio y el Valencia parecía querer más. Otamendi, de nuevo tras un gran centro a balón parado de Piatti, tuvo un remate de cabeza sólo cerca de la portería pero el envío le salió centrado. Nuno hizo la primera sustitución y André Gomes entró al campo por Carles Gil. En la grada los seguidores valencianistas cantaban el "a por ellos". En el minuto 80 el goleador Alcácer dejó su lugar en el campo a Negredo. Se entraba en la recta final del partido y no era buen síntoma que Yoel perdiera tiempo hasta el punto de que el árbitro le sacara una tarjeta amarilla. Aún así, al Valencia le salió perfectamente la estrategia especulativa. Un robo por parte del equipo de Nuno en la zona de ataque permitió que el balón llegara a la zona derecha por donde apareció De Paul. El jugador argentino se introdujo en el área y sin demasiado ángulo disparó al poste contrario. Nuno salió fuera de la zona técnica para abrazarse con De Paul. Al poco, el autor del segundo gol fue sustituido por Rober. Ya no quedaba más tiempo y el Valencia se llevaba un botín mucha más grande de lo que cabía esperar viendo los méritos acumulados en el campo. Tal vez, sea la suerte del campeón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *