Año nuevo, año de cambios

Un equipo que se deja casi 120 millones de euros está llamado a, mínimo, ser cuarto en la tabla y a superar rondas hasta la final de Copa si en el horizonte no están ni Madrid ni Atlético ni Barça.


Deseando de antemano un feliz año a todos, uno vigila el futuro más cercano del Valencia y la verdad es que, tras la llegada del deseado Enzo Pérez, parece cuánto menos halagüeño. Una incorporación de quilates, unos quilates difíciles de ver en la gran mayoría de nuestros equipos si bien exceptuamos a tres clubes que casualmente ocupan a día de hoy las tres primeras posiciones de la tabla.

Una incorporación, la de Enzo, que por millones supone obligación de acertar. Unos millones que se siguen sumando a la lista de esta temporada: 15 de André, 30 (más 10 en variables) de Rodrigo, 30 de Negredo y ahora los 25 del argentino. Esto suman 100 millones en incorporaciones directas por mediación de Peter Lim que, a su vez, no sé si casualmente o no, es la misma cifra que Meriton iba a prestar a las arcas del Valencia para que, en un plazo de tres años, se devolviera con un interés aproximadamente de un 2,3 %.

Por supuesto que hay que estar vigilante de los pagos que han de salir de las arcas del Valencia, que no es lo mismo que Mériton, por eso existe la ley de sociedades anónimas.

Pero más allá del aspecto económico que con el tiempo veremos, lo bien cierto es que el Valencia se ha convertido en un club comprador de alto nivel y, lo que tengo claro es que si el señor Lim quiere hacer negocio (no lo dogo yo, lo dice Amadeo Salvo y el propio Aurelio Martínez), lo mejor es tener a un equipo en lo más alto. Es fácil: si se quiere rentabilizar la inversión, se ha de estar arriba en la tabla. Y para estar arriba hay que tener un muy buen equipo, y eso es lo que está tratando de hacer el magnate de Singapur.

Con Enzo Pérez llega una pieza fundamental en el esquema de Nuno, capaz de jugar en tres posiciones lo cual, habla muy bien del internacional albiceleste, volante diestro, medio ofensivo y también defensivo.

Y a todo esto Nuno ha sido renovado hasta el 2018. A muchos les habrá pillado de nuevas, un técnico que lleva pocos meses en la capital del Turia. A muchos les habrá pillado a contrapié con el recuerdo del partido de Vigo, el de A Coruña, San Sebastián, Rayo y alguno más. A algunos le habrá pillado de nuevas por no haber conseguido ninguno de los objetivos para los que está llamado. Y tienen razón. Pero el mero hecho de la confianza en una idea, la confianza en un proyecto, la confianza en una manera de trabajar a largo plazo, a mí, personalmente, me agrada y es algo que hacía tiempo que no veía por estos lares.

Luego el tiempo dirá, dará y quitará razones. Dirá si la decisión es prematura o no, pero os aseguro que se hace desde la confianza plena de Lim y eso es importante. Entre otras cosas,  es interesante que el portugués tenga orden y mando del máximo mandatario ante la posible rebelión, algo que ya ha ocurrido hace no mucho.

Repito, el tiempo dirá, y cuando hable, en unos meses, deberá decir 'clasificación para Champions y Final de Copa'. Si, lo repito, es un objetivo como obligación, no como intento. ¿Radical? A mi modo de ver no. Por una razón sencilla: un equipo que se deja casi 120 millones de euros, casi veinte mil millones de las antiguas pesetas, que es capaz de gastarse 25 millones de euros, más de cuatro mil millones de pesetas (pongo las pesetas para nostálgicos y para descubrir la magnitud de las cifras) en un sólo refuerzo, está llamado a, mínimo, ser cuarto en la tabla y a superar rondas hasta la final de Copa si en el horizonte no están ni Madrid ni Atlético ni Barça. Que sí, que luego en los partidos pasan cosas, pero que esas cosas no son excusa para conseguir algo que esta plantilla debe hacer.

Por último Carles Gil. Sinceramente, buena venta para uno y para otro. Algunos aludirán al hecho de no apostar por la cantera. Creo que no es el caso, se ha apostado y cuando ves que el nivel de la plantilla sigue creciendo Carles se quedó un paso atrás. Para no destrozar una carrera por aquello del qué dirán si vendo a un canterano, lo mejor es vender. Sólo queda desear que al bueno de Carles le vaya bien, incluso que nos arrepintamos de su venta. Pero quedarse aquí era un paso atrás en sus aspiraciones. Además, el Valencia ingresa dinero y la cantera está para sacar futbolistas o para crear futbolistas "a coste cero" que puedas vender para bien de la empresa.

Una última cosa, me dicen que se aproximan cambios en los puestos importantes del club. Está por ver, quizá con sorpresas, pero como antes dije, el tiempo dirá, y allí estaremos para contarlo y analizarlo.

Son muchas las cosas que siguen sucediendo en este club, y una cosa diré, ni todo nos ha de parecer bien ni todo mal, ni "mamador" ni "mamporrero", simplemente periodista que se pregunta cosas y, como ya dije, el espíritu crítico es tan necesario como obligado.

Por más, simplemente deciros, un abrazo canallas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *