El partido del morbo

El equipo portugués y el Valencia han unido de forma curiosa sus trayectorias en los últimos tiempos.


Benfica y Valencia nunca se han encontrado en competición oficial aunque son dos de los clubes que más partidos europeos han jugado. Tampoco se puede decir que se hayan enfrentado muchas veces en encuentros amistosos pero, como señalamos hace poco en la sección 'Efemérides de la semana', ambos equipos protagonizaron un hito en la historia del Valencia. En 1955 el club de Mestalla disputó su primer encuentro en América en Caracas y el rival fue el equipo portugués. Sin embargo, pese a no coincidir mucho, la historia de ambos equipos, en los últimos tiempos se está cruzando de forma llamativa. Hace unos cuantos años el Valencia empezó a construir sus éxitos a costa del Benfica. El intercambio de jugadores Zahovic-Marchena permitió al Valencia contar con uno de los principales artífices de un equipo de leyenda. Después, cabe reseñar, el paso de Aimar por el club portugués. El 'Cai', dejó un grato recuerdo en Lisboa pero siempre se le adivinó cierta 'saudade' de su paso por el club blanquinegro.

Ahora bien, las relaciones entre ambos clubes se han intensificado desde hace seis meses hasta aquí. En enero, con la cabeza puesta probablemente en el Valencia CF, Peter Lim compró a André Gomes y Rodrigo, los dos jugadores más prometedores del cuadro benfiquista que, a día de hoy, ya visten la zamarra del Valencia. Entre tanto, gran parte de la afición valencianista sintió los colores encarnados del Benfica en la Final de la Europa League. La identificación con el conjunto portugués era más verosímil que con el Sevilla tras la semifinal de infausto recuerdo para el equipo blanquinegro. Después, cuando se eligió a Peter Lim como oferta ganadora se especuló con que el Valencia se iba a hacer con los servicios del portero polaco Oblak, también perteneciente a la plantilla benfiquista. Y por si fuera poco, se sondeó la posibilidad de contratar al técnico de 'Las Águilas', hecho que supuso un momento de ruptura. Jorge Jesús no dudó en despreciar al Valencia al señalar que, después del Benfica, no podía rebajar sus pretensiones deportivas yendo al club de Mestalla. Al fin y al cabo, el técnico portugués recogía el malestar de su afición que veía como el Valencia estaba desmontando la plantilla del subcampeón de la Europa League. No son extraños los comentarios en las redes sociales de los aficionados portugueses jurándole odio eterno a Peter Lim. Y todavía falta un plato fuerte por resolver que es el de Enzo Pérez, que pertenece a la disciplina del Benfica pero puede cambiar de aires hacia la capital del Túria a lo largo de este mes de agosto.

Así las cosas, no es difícil definir el partido que el Valencia juega a las 15.00 horas en el Emirates contra el Benfica como 'el partido del morbo'. Habrá que ver dentro de un año quién ha ganado más en esta relación. Si Peter Lim se hace con la mayoría accionarial y llega Enzo Pérez, el magnate singapurense, en nombre del Valencia, habrá pagado al conjunto portugués la friolera de 70 millones de euros. Números suficientes para que los portugueses se lo piensen dos veces antes de mirar con inquina al Valencia.       

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *