La hora de levantarse

El Valencia busca la victoria después de doce jornadas sin conseguirla para escapar de la zona baja de la clasificación.


Son muchas las razones que han conducido a la situación que atraviesa el Valencia pero sólo hay una solución: empezar a ganar partidos. Aunque son ya doce encuentros sin conocer la victoria, sólo la última derrota ante el Betis ha hecho que la plantilla blanquinegra tome conciencia de la gravedad de la coyuntura y de la amenaza del descenso. Negredo y Neville se expresaron en esos términos al finalizar el partido en el Villamarín. La afición, que ya lleva un tiempo barruntando el peligro, ha decidido dar un paso al frente. Los reproches son, ahora mismo, un lujo que el valencianismo no se puede permitir. Habrá recibimiento al autobús del equipo y Mestalla presentará el aspecto de las grandes ocasiones. Ha llegado la hora de levantarse.

Gary Neville se sigue escudando en la mala suerte para explicar la racha del equipo y apela al buen juego ofrecido contra el Sporting. Pero tampoco es el momento de poner excusas. Hay que ganar y punto. Jugando peor que el rival, con más o menos merecimientos pero hay que ganar. Es cierto que después del partido contra el Espanyol quedarán aún 14 jornadas por delante pero también lo es que es necesario encontrar el punto de inflexión, cambiar la dinámica de una vez por todas antes de que sea demasiado tarde, antes de que el histerismo y la ansiedad campen a sus anchas. La gestión de las emociones no parece ser el punto fuerte de un grupo de jugadores en el que prima la juventud. Sería mejor no poner a prueba la capacidad de la plantilla en situaciones límite.

El Valencia llega con el lastre de las sanciones que impedirá jugar a tres futbolistas clave: Mustafi, André Gomes y Gayà. Pero no todo son malas noticias, Gary Neville recupera a Enzo Pérez y Alcácer. El argentino jugará con una máscara para proteger su pómulo. Se da la circunstancia de que el entrendor inglés no ha facilitado la convocatoria y los descartes se conocerán poco antes de que empiece el partido.

Por su parte el Espanyol también llega a Mestalla en estado crítico. La directiva decidió cambiar de entrenador hace dos meses y los números de Galca, 5 puntos de 24 posibles, han empeorado la situación. Los paralelismos con el Valencia se establecen también a partir del origen asiático de los máximos accionistas. El Espanyol ha sido recientemente comprado por el empresario chino Chen Yanshen. En el plano deportivo el entrenador rumano recupera a Caicedo y contará con la participación del desequilibrante joven Asensio.

Parece que el valencianismo ha reaccionado a tiempo. El pueblo de Mestalla asume el mando de la situación con el objetivo de crear las condiciones idóneas para que el equipo dé lo mejor de sí mismo. Veremos sí es suficiente. Ha llegado la hora de levantarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *