Acto de fe

El Valencia, inmerso en una profunda crisis deportiva, afronta la ida de las semifinales de la Copa del Rey contra el actual mejor club del Mundo.


No hay demasiados argumentos deportivos para imaginar una victoria del Valencia esta noche en el Camp Nou. Ni siquiera para pensar que el equipo de Gary Neville puede sacar un resultado que le mantenga con vida para convertir el duelo de vuelta en Mestalla en una batalla épica. Mustafi hace una semana dijo en referencia al partido de hoy que el fútbol "no se entiende". El Athletic le birló la Supercopa al Barça a principio de temporada y el Mirandés llegó a cuartos de final de la Copa del Rey por citar dos ejemplos recientes que sustentan la afirmación del central alemán. Por su parte, el entrenador del Valencia apuntó ayer en sala de prensa que sus jugadores están hechos "para disputar este tipo de partidos" y recordó los empates cosechados esta temporada en Mestalla contra el Real Madrid y el Barça. En definitiva, todo se reduce a un acto de fe y seguro que los aficionados valencianistas irán convenciéndose a lo largo del día. Habrá quien se encomiende a la Xeperudeta y otros a Kempes. Porque Mustafi tiene razón, el fútbol carece de lógica y existe la mística de la Copa.

Los otros análisis del partido conducen, inevitablemente, a un equipo, el Valencia, que lleva once partidos sin ganar en Liga y está a cuatro puntos del descenso y a otro, el Barcelona, que es el actual campeón de la Copa, de la Liga, de Europa y del Mundo demostrando que sigue en plena forma. El equipo de Luis Enrique es, obviamente, un especialista en este tipo de partidos mientras que es difícil encontrar a jugadores del Valencia que hayan disputado una Final.

Así las cosas, frente a Messi, Neymar, Luis Suárez, Busquets o Iniesta los aficionados blanquinegros pueden apelar a la historia de un club que ha conquistado en repetidas ocasiones el feudo culé con plantillas presupuestariamente inferiores a las del Barça. Al hecho de que el cambio de competición ofrece a los jugadores valencianistas la posibilidad de renovar su confianza e, incluso, al revulsivo que puede suponer la llegada de fichajes.

Los últimos entrenadores valencianistas que han pasado por el Camp Nou, Emery, Pizzi o Nuno, han optado siempre por ser ambiciosos y presionar la salida de balón de la defensa azulgrana. Sólo el argentino tuvo premio pero en los últimos años el Valencia siempre ha sido un rival incómodo para el Barça. Veremos cuál es la respuesta de Gary Neville pero el equipo culé ofrece un dilema evidente: si le esperas encerrado atrás te machaca y si vas a por ellos lo más probable es que también.

El entrenador inglés no va a poder contar con Enzo Pérez, una baja vital agravada por la ausencia de Javi Fuego. Neville no tendrá ningún mediocentro defensivo puro lo que parece darle demasiadas ventajas a la zona de creación del Barça. Además, la pérdida del argentino afecta al carácter del equipo. Enzo le da al Valencia un punto de agresividad que no se lo da ningún otro futbolista.

En el otro lado de la moneda está la posibilidad de que Neville alinee a Cherysev. El jugador ruso recientemente llegado del Real Madrid en calidad de cedido supone, como mínimo, una bocanada de aire fresco. También está convocado Siquiera aunque, aparentemente, tiene menos opciones de jugar. El que no ha viajado pero, en este caso, por decisión técnica es Abdennour. Un descarte que tiene sentido dada la acumulación de partidos y la política de rotaciones y porque el Valencia tiene el domingo que viene un partido a vida o muerte en el Villamarín. Su sustituto parece que será Vezo atendiendo a lo que expuso Neville en sala de prensa. El portugués puede ser más útil en el sentido de que es más rápido que el tunecino.

En pocos días se han juntado muchas emociones entre la parroquia blanquinegra. El vértigo y el miedo con la derrota en Mestalla frente al Sporting, un cierre de mercado con novedades y, de nuevo, volver a creer en medio de la tormenta. Porque el valencianismo es eso, un acto de fe.

¡A por ellos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *