El partido de la reconciliación

El Valencia necesita recuperar sensaciones en Mestalla tras la derrota contra el Zenit. Además, no puede dejar escapar más puntos en este inicio de Liga. Nuno volverá a apostar por las rotaciones frente al Betis.


Llega el Valencia en un momento complicado al duelo contra el Betis. Las mieles de la Champions League dejaron un sabor amargo y el inicio de temporada, en general, está siendo agitado. Por eso, el partido de hoy contra el equipo andaluz en Mestalla es una ocasión inmejorable para recuperar cierta tranquilidad, para que la afición se reencuentre con su equipo y para que el Valencia consiga los 3 puntos y pueda viajar a Cornellà cargado de confianza.

El equipo dirigido por Nuno ya ha disputado dos partidos del ciclo que condensa siete en 23 días. La alineación de hoy se verá influida por este hecho porque parece que ha llegado el momento de repartir minutos y esfuerzos entre los futbolistas de la plantilla. Ésa era la idea original de Nuno al empezar la temporada y la aplicó en los dos primeros partidos de Liga con resultados poco satisfactorios. Aún así, no queda otra que volver a insistir. Ahora mismo, el único que tiene la posición asegurada para enfrentarse al Betis esta tarde es Jaume Doménech bajo palos. Hace un mes nadie lo hubiera imaginado. Futbolistas como De Paul, Orban, Mina, Danilo o incluso Bakkali o Aderllan, tienen opciones de jugar de inicio. Nuno, de hecho, ha convocado a todos sus jugadores excepto a Diego Alves y Ryan y realizará los descartes poco antes de que empiece el encuentro.

El Betis, pese a ser un recién ascendido, es el Betis. Para muchos valencianistas sigue siendo el equipo menos simpático de la ciudad de Sevilla. Hay una generación que no olvidará jamás aquel pacto de no agresión con el Cádiz que condenó al Valencia a jugar en Segunda División. Ha llovido mucho desde entonces y ahora el Betis parece un rival amable en oposición a la creciente rivalidad de los útlimos años con el Sevilla. El equipo verdiblanco, en cualquier caso, es un clásico de la Primera División y ha armado un equipo en consonancia a su estatus histórico. Bajo la dirección de Pepe Mel cuenta con futbolistas de la talla de Joaquín en el terreno de juego y de Van der Vaart en el banquillo. También, en el centro del campo y con el número 10 estará Ceballos, una de las mayores promesas del fútbol español.

Si la alineación del Valencia es un auténtico misterio hacer una previsión de lo que puede suceder en el campo también parece bastante arriesgado. Da la sensación de que Nuno va asumiendo que en Mestalla, frente a ciertos rivales, el Valencia debe ser necesariamente protagonista con el balón. Algo que, en principio, no casa con la filosofía del portugués que prefiere esperar al rival para hacer daño en el momento de la recuperación aprovechando los huecos en la defensa del contrario. El Betis, seguramente, plantee ese tipo de partido que incomoda al actual Valencia, es decir, le cederá la posesión al equipo blanquinegro para buscar el contragolpe.

Lo que parece claro es que estamos en un punto en el que el Valencia, además de vencer, debe convencer. Tiene que ganar porque en Liga ya se ha dejado por el camino cuatro de los 9 puntos en juego contra rivales teóricamente inferiores. Tiene que ganar porque juega en casa contra un recién ascendido. Pero también ha de convencer porque el fútbol es el único antídoto para hacer desaparecer el clima de suspicacias que se está generando alrededor del proyecto, es decir, alrededor del entrenador. Si Mestalla ve goles y disfruta con su equipo, todo lo demás estará bien y dejará de importar hasta el próximo partido contra el Espanyol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *