Doble o nada en el Louis II

El Valencia se juega en 90 minutos todo el trabajo de la temporada pasada y el impacto económico y deportivo de la presente. El equipo de Nuno defiende una renta de 3-1 obtenida en Mestalla.


No va más. El territorio con el casino más prestigioso de Europa acoge un partido a vida o muerte entre el Valencia y el Mónaco. Doble o nada para el conjunto blanquinegro que se juega el trabajo de dos temporadas en sólo 90 minutos. El Valencia, eso sí, lleva una renta que refuerza el optimismo. El resultado de 3-1 que se produjo en Mestalla hace una semana permite al equipo de Nuno encarar el envite de esta noche con cierta ventaja.

El ejercicio de dimensionar el partido en su justa medida produce escalofríos. Desde un plano histórico el duelo en el Louis II podría considerarse como el que más beneficios económicos directos puede reportar al Valencia CF en caso de ganar. Este año la UEFA ha ampliado los premios monetarios por participar en la Champions League y el club de Mestalla se juega la posibilidad de embolsarse 23 millones de euros.

El Valencia, además, debe estar con los mejores de Europa por otros motivos igual de importantes. En primer lugar, hay un componente de prestigio irrenunciable. Se trata de que el equipo del murciélago vuelva a su hábitat natural, nada más y nada menos. Es una deuda con la historia y la grandeza del club que se debe empezar a pagar hoy mismo.

En segundo lugar, contextualizar la situación actual del Valencia, la llegada de Peter Lim y el nuevo proyecto permite concluir que el partido es más determinante aún. Mériton sólo puede justificar su ambición si el equipo está en Champions League. Hablamos de un plan a largo plazo pero los primeros pasos son fundamentales y el encuentro de hoy definirá si el Valencia pisa suelo firme o resbaladizo.

Todos estos motivos han provocado que el valencianismo se encuentre en estado de ebullición. Un millar de aficionados apoyarán a su equipo en directo y el resto verá las evoluciones de sus jugadores a través de la pantalla del televisor con el corazón encogido. Las expectativas están por las nubes y la ilusión se ha desbordado.

Conviene, eso sí, no lanzar las campanas al vuelo antes de tiempo. Hace una semana el Mónaco demostró ser un gran equipo. Incluso, se puede decir que evidenció ser mejor que el Valencia. El técnico del equipo francés Leonardo Jardim calificó el resultado de "injusto" y Nuno, más que valorar el desarrollo del juego, se limitó a decir que lo importante era la victoria. Tanto Gayà en declaraciones realizadas en el aeropuerto antes de viajar al Principado, como Nuno ayer en la rueda de prensa ofrecida en el Louis II, dieron una clave bastante interesante que pasa por ponerse en la piel del rival. Si el resultado fuera al revés y el partido se jugara en Mestalla todo el valencianismo estaría convencido de la remontada. Cuidado.

Si nos remitimos al partido de ida hay motivos para estar preocupados respecto al caudal ofensivo que puede desplegar el Mónaco. Martial dejó asombrado al coliseo valencianista y estupefacto a más de un zaguero blanquinegro. Pero también hay una lectura favorable para los intereses valencianistas. El equipo del Principado se mostró bastante vulnerable en defensa.

Por ahí pasan las aspiraciones del Valencia. Los protagonistas han insistido en que deben salir al campo con la predisposición de ganar el partido y no de especular con el resultado. Desde una perspectiva táctica al Valencia le viene muy bien enfrentarse a rivales que deben precipitarse en la búsqueda del gol. El equipo de Nuno ha demostrado que es muy peligroso sin balón. La propuesta del técnico portugués pasa por la presión organizada y la preparación de emboscadas para recuperar el esférico y salir disparado aprovechando la posible desorganización defensiva del rival. La ambición del Valencia se medirá en función del lugar del campo dónde trate de dificultar la salida del balón del Mónaco. Un Valencia que presione arriba será un Valencia valiente.

Los jugadores que saldrán al terreno de juego no serán muy diferentes a los que actuaron hace seis días en Mestalla. Por el lado del Mónaco Jardim recupera a Kurzawa que, pese a ser lateral, es una de las referencias ofensivas del equipo francés. Por su parte, Nuno cuenta con todos sus jugadores excepto los lesionados Diego Alves y André Gomes. La única modificación que se intuye es la entrada de Javi Fuego por De Paul. Esto significará que Enzo Pérez adelante su posición y Parejo tenga más libertad ofensiva.

Cuando finalice el partido el valencianismo sabrá si tiene derecho a soñar a lo grande o debe conformarse con una transición poco estimulante. La apuesta es a doble o nada.

¡A por ellos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *