Evidencias y mentiras

A Cristiano Ronaldo se le dio por bueno un gol en fuera de juego en Mestalla. Por el contrario, a Ricardo Costa se le anuló el tanto cuando se hallaba en posición legal.


En Málaga se vio con claridad que hoy por hoy, el portero titular del Valencia se llama Diego Alves. Por presencia, seguridad, y estado de forma, el brasileño supera ahora mismo de largo a un Guaita frágil y fallón. Pizzi debería olvidarse en las próximas semanas de rotaciones en la portería, le conviene eliminar conflictos y a su vez  el equipo precisa de fortalecer su estructura para despegar y no sumirse en batallitas absurdas.

Otra de las conclusiones del empate de La Rosaleda es la enésima confirmación de las limitaciones ofensivas valencianistas. Con Soldado en el campo, el partido habría quedado resuelto con claridad. Aunque duela, la ausencia del ariete valenciano pesa mucho, su hueco no se ha cubierto con las mínimas garantías. El Valencia creó numerosas ocasiones pero ninguna quedó reflejada en el marcador.  Si alguien repasa el balance goleador lejos de Mestalla se dará cuenta de la magnitud de problema: en ninguna salida liguera se ha marcado más de un gol. Un dato aterrador.

Las decisiones de los árbitros auxiliares han privado al Valencia de tener tres puntos más en su casillero en menos de un mes. La misma jugada con criterio opuesto. A Cristiano Ronaldo se le dio por bueno un gol en fuera de juego en Mestalla. Por el contrario, a Ricardo Costa se le anuló el tanto cuando se hallaba en posición legal. Así se marcan diferencias en el campeonato, a unos se les consiente todo y a los otros nada. Ignoro si el Valencia piensa hablar con alguien con mando en el organismo arbitral, aunque sea por el derecho de queja y para explicarles que eso de que los árbitros te dan y te quitan por igual es una de las mayores mentiras acuñadas para disimular la injusticia establecida en la liga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *