Lo que puede y puede no pasar

Día clave en el futuro del Valencia CF. La Fundación busca acelerar la venta convocando para el jueves la asamblea extraordinaria para votar el traspaso de la mayoría accionarial a Peter Lim.


Después de que se especulara con que la venta podía quedar postergada hasta septiembre ya que agosto es un mes inhábil para los patronos, Amadeo Salvo tocó a rebato. Dos grandes motivos hacen que sea aconsejable que no se llegue a estas fechas sin el futuro de la entidad decidido. Por una parte, si la venta se va a septiembre, la inversión directa en jugadores que pretende hacer Peter Lim no podría consumarse al cerrarse el plazo de fichajes el 31 de agosto. Por otro lado, el 15 del mes que viene acaba el derecho de exclusividad que tiene Mériton para negociar la refinanciación de la deuda del Valencia con Bankia. Es decir, a partir del 16 de agosto la entidad financiera podría volver a abrir el proceso de venta a otras ofertas. Ante este panorama, y a falta de dos hitos imprescindibles para que se cierre la operación (acuerdo Mériton-Bankia y caso Porxinos), la Fundación espera resolver el contrato de compra-venta esta semana. Será, por tanto, una venta condicionada. El club pasaría a ser propiedad de Lim siempre y cuando Mériton cierre su acuerdo con Bankia y se le ofrezca al magnate singapurense confort jurídico respecto al tema de Porxinos.

Así las cosas se abren diferentes escenarios. El deseado por Amadeo Salvo y Aurelio Martínez sería el siguiente: Hoy los patronos con el informe de PwC y el contrato de compra-venta definitivo convocan la junta extraordinaria para el jueves 31 de julio. Dicho día se aprueba la venta condicionada. El tema Porxinos se resuelve antes del 15 de agosto y Mériton y Lim llegan a un acuerdo antes de esta fecha. Aún así, cumpliéndose todos estos requisitos, la venta no se podría cerrar por completo hasta que el Patronato de Fundaciones la ratificara en septiembre. Sin embargo, a falta de este trámite dependiente de un organismo controlado por la Generalitat, se entiende que, si se cumplen todos estos requisitos, Lim podría desembarcar de forma efectiva en el Valencia. Tal vez todavía no pueda comprar desde el club pero parece que no pondría ningún reparo para fichar con el mismo procedimiento con el que ha traído a André Gomes y Rodrigo, es decir, comprar futbolistas a través de Mériton y cederlos provisionalmente al Valencia hasta que la venta sea sellada por el Patronato de Fundaciones.

Ahora bien, para llegar a esta situación la cuerda no puede romperse por ningún sitio. En primer lugar, los patronos deben valorar a lo largo del día de hoy si la oferta de Lim está en condiciones de ser asumida para convocar el Patronato el jueves. En segundo lugar, el jueves, debe haber mayoría de 2/3 entre los 19 patronos para que la venta condicionada sea aprobada. En tercer lugar se debe resolver, como se presupone, el tema Porxinos. Según la información del club el acuerdo con todas las partes implicadas está cerca y, aunque la denuncia prospere, la asunción de responsabilidades por parte del Valencia quedaría limitada. En cuarto lugar, Mériton debe llegar a un acuerdo con Bankia. La sospecha de que la entidad financiera está dilatando el proceso aposta para poder negociar con quien ella quiera a partir del 16 de agosto toma cuerpo. Y, en quinto lugar, se debe aclarar si Lim empezaría a ejercer como dueño a falta de la rúbrica del Protectorado de Fundaciones que no se producirá hasta septiembre.

Esto es todo lo que puede  y no puede pasar a partir de hoy. El futuro del Valencia está en juego y se va a resolver muy pronto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *