Junta 2015 para ‘dummies’ (I): Las ampliaciones de capital

Dado que el proceso puede ser ciertamente engorroso, la redacción de DIARIO DE MESTALLA se ha puesto manos a la obra para tratar de explicar de forma sencilla todos los detalles de una iniciativa ya anunciada por Meriton Holdings el pasado 1 de julio.


No, el título no es incorrecto. Se avecina una Junta General de Accionistas del Valencia CF S.A.D. 2015 particularmente tranquila tras la locura vivida hace dos años (sí, el día que Bankia dijo que el club estaba en venta y el día en que el presidente Amadeo Salvo afirmó sentirse sorprendido cuando, horas atrás, se había reunido con Peter Lim y el President de la Generalitat en el centro de Valencia) y la nueva etapa abierta hace doce meses, en aquella Junta en la que lo más noticioso fue el ‘cerrojazo’ incomprensible que la entidad regaló a los medios de comunicación a la hora de informar del acto.

(Por cierto, a fecha de hoy, no ha habido notificación respecto a la cobertura de esta Junta anual por parte de los medios acreditados. Por el bien del derecho de la información y para evitar infamias como el año pasado, esperemos un regreso a la normalidad propia de la edición 2013 y anteriores).

Como decíamos, el título no es incorrecto: a lo largo de las próximas semanas tendrán lugar no una, sino dos ampliaciones de capital en el Valencia CF que servirán para enjugar la deuda producto del uso del dinero puesto a disposición del club por parte de Peter Lim el pasado año. Dado que el proceso puede ser ciertamente engorroso, la redacción de DIARIO DE MESTALLA se ha puesto manos a la obra para tratar de explicar de forma sencilla todos los detalles de una iniciativa ya anunciada por Meriton Holdings el pasado 1 de julio.

Muy bien, empecemos por el principio. ¿Por qué se amplía el capital?

El propio Valencia explica que es necesario para “fortalecer los fondos propios de la entidad” tras la entrada de Meriton al club, oficializada a finales de 2014 pero que ‘de facto’ tuvo lugar meses atrás, tras los acuerdos alcanzados con Bankia para la “reestructuración accionarial” de la entidad. Es decir, que tener al banco contento (recordemos que sigue pintando bastante en los balances contables año a año del club) es uno de los objetivos.

¿Y cuáles son los otros?

Seguir adelante con los proyectos empresariales, sociales y deportivos del club. Más concretamente, el informe elaborado por Ernst & Young indica que la ampliación de capital servirá para invertir en fichajes y en cantera, “proteger” sus activos (viene a la mente el Nuevo Mestalla) y ganarse el respeto de FIFA, UEFA, LFP o Bankia, entre otros (“organismos reguladores del fútbol, socios comerciales, bancos y acreedores”).

¿Por qué ahora?

¿Por qué no? Meriton indica que es “el momento adecuado” para llevar a cabo la ampliación debido a la “solvencia” que aportaría a la entidad, al tiempo que recalca que es una idea que se barajaba prácticamente desde el momento en que Peter Lim puso a disposición del club 100 millones de euros, el pasado 24 de octubre de 2014.

Eso me interesa. ¿Qué pasó con esos cien millones?

Vayamos por partes. Peter Lim y Meriton Hóldings suscribieron una línea de crédito el 24 de octubre de 2014 por valor de 100 millones de euros. El 'préstamo' tenía dos objetivos: dotar al club de liquidez inmediata para afrontar fichajes para reforzar la plantilla; y actuar como red de seguridad en caso de que la situación de Fair Play Financiero sobrepasase los parámetros estipulados por la Liga de Fútbol Profesional. Las condiciones de la línea de crédito: 1,5% de interés anual durante los tres primeros años, hasta julio de 2018; a partir de entonces, Euribor + 3%.

¿Cuánto pagaría entonces el Valencia en intereses?

Una cifra relativamente modesta: el 1,5% equivale a unos 930.000 euros anuales durante los primeros tres años, sin amortización de capital. Si tenemos en cuenta que el promedio del Euribor en el mes de noviembre de 2015 es de 0,094%, la cifra a partir de 2018 sería del 3,094%, es decir, poco más de 3 millones de euros anuales sólo en intereses.

¿Y el club ha gastado todo el dinero prestado?

Negativo. Hasta el 4 de noviembre, el Valencia CF ha dispuesto de 62 millones de euros. Es decir, restan todavía 38 millones en esta línea de crédito de los que el club podría disponer.

¡Mola! ¿Y qué hay de la otra línea de crédito?

Es quizá la noticia más sorprendente debido al ‘timing’ y al perfil bajo de dicho anuncio. Durante la rueda de prensa del 1 de julio, en la que se escenificó la marcha de Amadeo Salvo y Francisco Joaquín Rufete, Lay Hoon Chan desveló otro dato más allá de que se iba a producir una ampliación de capital: la apertura de una nueva línea de crédito por valor de 80 millones de euros. Este préstamo se firmó el 29 de julio, prácticamente un mes después del anuncio y exactamente bajo las mismas condiciones de devolución e intereses que el anterior. La única explicación plausible a esta nueva línea de crédito obedece a que, en aquel momento, los especialistas del club intercambiaban informes con la LFP para conocer exactamente los parámetros a los que ajustarse respecto al Fair Play Financiero en la temporada 2015-2016.

Entonces… ¡nos sobra pasta por las orejas! ¡A fichar a lo bestia!

No tan rápido. Sí, en la primera línea de crédito (que llamaremos Línea de Crédito A) todavía se puede disponer de 38 millones. Pero el club ha gastado parte de la segunda línea de crédito (que llamaremos Línea de Crédito B): concretamente, 38 millones de euros. Resumiendo: Peter Lim ha 'prestado', entre ambas Líneas de Crédito, 100 millones de euros redondos. Y en la recámara, otros 80 millones (entre ambas Líneas de Crédito) como colchón de seguridad y de los que el club, en caso de necesidad, podría disponer.

¿La LFP no exige al Valencia que amplíe capital?

En absoluto. La decisión corresponde totalmente al consejo de administración del club y, por descontado, al máximo accionista (Peter Lim).

Pero… ¿otra ampliación? ¡Si hubo una hace unos pocos años!

Hagamos memoria. En agosto de 2009 tuvo lugar una ampliación de capital de unos 92 millones de euros mediante la cual se multiplicó por diez el número de acciones en circulación. Una decisión que podría haber supuesto un punto de inflexión positivo para la entidad, de no ser por la manera chapucera de llevarse a cabo. Alguno de sus protagonistas achacó lo sucedido a la amenaza de compra por parte de un presunto inversor (Víctor Vicente Bravo e Inversiones Dalport) que había alcanzado un acuerdo con Juan Soler y Vicente Soriano, en lo que acabó siendo uno de los mayores ‘tocomochos’ de la historia, y que pasados unos años trajo de la mano intentos de secuestro, juicios interminables, protagonistas desgastados, apellidos revolcados por el suelo y una sensación de ignominia infinita para todos los actores implicados. 

Fue, recordemos, el momento en que la Generalitat (a través del IVF) inyectó dinero en el club a través de un préstamo de Bankia que le sirvió a la Fundación VCF para comprar cerca del 73% de los títulos. Para el aficionado común, el de a pie, supuso un tremendo esfuerzo: con mucha necesidad y con el único incentivo del porcentaje de ahorro en el abono de temporada (para lo cual el requisito pasaba de ser el estar en posesión de una única acción a tener once en propiedad), cerca de 18 millones de euros fueron suscritos por el pequeño accionista. Lo más habitual: la venta de títulos individuales al por menor (al precio unitario de 48,08 euros por título) y, posteriormente, ejercer el derecho de suscripción preferente para adquirir diez más. En total, el gasto más común entre los aficionados fue de 528,88 euros. Es decir, el dinero que más de un valencianista tenía reservado para las vacaciones de ese año.

¿Y por qué son dos ampliaciones de capital, y no una?

Pues… porque lo pone en los papeles. El informe de Ernst & Young detalla que la primera ampliación de capital (Ampliación A) tiene como objetivo la capitalización de los créditos, es decir, convertir deuda del club con Meriton en acciones a nombre de la empresa singapurense. Hay 2.114.475 acciones en circulación (cuyo valor total asciende a 51.085.716 euros), se emitirán 1.481.369 nuevas acciones, a 24,16 euros por título (en total, 35.789.850,88 euros) hasta alcanzar la cifra total de 3.595.843 acciones, cuyo valor se cifra en 86.975.566,88 euros.

Unido a esto, la príma de emisión global será de 64.210.149,12 euros, lo que (dividido entre el número de acciones emitidas) sale a unos 43,3451709 euros por acción. La prima de emisión, en una definición simplificada, es el sobreprecio a pagar por una acción en relación a su valor nominal o teórico. Por lo tanto, el club amortizará en total unos 67,51 euros (redondeado al céntimo) por nueva acción que se suscriba a nombre de Mériton, entre valor nominal y prima de emisión: todas estas nuevas acciones llevarán el nombre de la empresa de Peter Lim al tratarse de una compensación. En total, los 100 millones de euros (casi 36 en valor nominal y otros 64 en concepto de prima de emisión) que surgen de la suma del dinero consumido entre las Líneas de Crédito A y B de Peter Lim desde el año pasado. No hay derecho de suscripción preferente: el pequeño accionista no podrá participar en esta ampliación.

De ahí que el club haya puesto en marcha otro proceso paralelo, otra ampliación de capital (Ampliación B) en la que todos los accionistas sí puedan ejercer su derecho de suscripción preferente. El club quiere, con buen criterio, posibilitar que el porcentaje en manos de los pequeños accionistas (aproximadamente un 29,94%, en contraste con el 70,06% en manos de Meriton Holdings) pueda mantenerse inalterado. Este aumento de capital con cargo a aportaciones dinerarias ‘obligaría’, para ello, a que los pequeños accionistas invirtiesen poco más de 26 millones de euros en acciones. Visto el tremendo esfuerzo de 2009 y que la cifra ‘apenas’ alcanzó los 18 millones, parece altamente improbable que ocurra. De hecho, lo normal es que las aportaciones de individuos ya poseedores de acciones sean testimoniales, y que la mayoría de adquisiciones sean por parte de nuevos accionistas. En esta Ampliación B, el capital social se doblaría, pasando de 86.975.566,88 a 173.751.133,76 euros y convirtiéndose en una de las Sociedades Anónimas Deportivas más importantes, en este sentido, de toda Europa.

Hay varias diferencias con respecto a la capitalización de 2009. El más relevante, que el consejo de administración ha previsto expresamente la posibilidad de suscripción incompleta del aumento de capital: en 2009, la suscripción sí debía ser completa, y ahí entró la Fundación VCF para hacerse con el paquete mayoritario. Tampoco habrán sucesivas rondas para adquirir títulos: sólo los 45 días naturales que marca la legislación vigente.

Oye, ¿y por qué las acciones en 2015 cuestan 24 pavos y hace seis años valían el doble?

Efectivamente, el valor nominal por acción en ambas ampliaciones será de 24,16 euros. En 2009, el precio unitario era de 48,08 euros. El motivo de la diferencia se halla en la decisión tomada por parte de la entidad en 2012 de reducir el valor de los títulos con la finalidad de restablecer el equilibrio entre el capital y el patrimonio neto de la Sociedad disminuido por consecuencia de pérdidas e incrementar la reserva legal. La directiva de Manuel Llorente llevó a cabo el proceso, necesario a efectos contables, y las acciones adquiridas en 2009 con un valor nominal de 48,08 euros pasaron, tras la reducción del capital social en la suma de 50.578.242 euros, a tener un valor nominal de 24,16 euros. Es lógico, pues, que los nuevos títulos puestos en circulación mantengan dicha valoración.

Tengo once acciones. ¿Cuánto me costará suscribir once más?

El derecho de suscripción preferente permitirá a cualquier accionista doblar su número de acciones: “una acción nueva por cada una de las antiguas”. Cada acción nueva tendrá un valor de 67,5051709 euros. En caso de poseer once, adquirir once títulos más costará 742,5568799 euros. También conviene destacar que los derechos de suscripción son transmisibles, por lo que también podrán participar nuevos accionistas que deseen hacerse con uno o varios títulos a su nombre.

¿Cuándo tendrán lugar las ampliaciones de capital?

El consejo de administración ha elaborado un calendario provisional, a falta de la aprobación del acuerdo. Tras su publicación en el B.O.R.M., está previsto que el desarrollo de la Ampliación B (la que interesa al aficionado) arranque el 17 de diciembre de 2015 y finalice 45 días naturales después, el 31 de enero de 2016.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *