Ricardo Costa se marcha

El Valencia anunció ayer que ha llegado a un acuerdo con el portugués para poner fin a su relación contractual con club.


Se marcha Ricardo Costa, para bien o para mal, un referente del valencianismo en los últimos años. Durante su estancia en el club, el portugués ha vivido diferentes etapas y se pueden rescatar tanto aspectos positivos como negativos. En cualquier caso, lo que no cabe duda es que ha sido futbolista y capitán del Valencia CF y, sólo por eso, merece el respeto que le otorga la historia.

Ricardo Costa llegó a la capital del Túria sin entender nada. Su rendimiento no se ajustaba a sus declaraciones públicas exigiendo la titularidad y denotando falta de profesionalidad. Después, tras una lesión, debió recapacitar y cambió su actitud. Esperó pacientemente su oportunidad asumiendo su suplencia sin armar revuelo. Y cuando volvió al equipo se convirtió en un pilar fundamental. Su fuerte carácter le llevó a convertirse en un peso pesado en el vestuario y en el campo.

Fue el capitán del equipo, se identificó con el club y asumió el papel de líder. Su rendimiento en el campo era irregular pero mejoraba las otras opciones, es decir, a Rami y Víctor Ruiz. Nadie puede negar que, a diferencia de otros, Ricardo Costa fue un jugador que vivía el Valencia. Era un habitual en la Ciudad Deportiva de Paterna cuando jugaba el Mestalla, también iba a ver al juvenil e incluso al cadete. Fueron muy desafortunadas sus palabras cuando se fue Djukic poniendo en duda sus métodos cuando antes había sido un firme defensor del serbio. Por contra, sus lágrimas tras la derrota contra el Sevilla fueron sinceras y representó mejor que nadie el sentimiento valencianista aquel día. Se va Ricardo Costa, un tipo complejo, con sus claros y oscuros, obrigado e boa sorte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *