Crisis

La situación que vive el club de Mestalla está adoptando un cariz más que preocupante


El Valencia está en crisis. La cruzada de Salvo contra el banco, aunque esté justificada, constata que el club se encuentra bloqueado y dividido por no decir que está en estado de descomposición. No es la primera vez que ocurre, como se puede comprobar en la 'Efeméride de la semana' del periódico. Lo peor de aquella crisis del 83 es que se estuvo a punto de bajar a Segunda, como finalmente sucedería tres años después. El plano deportivo se debe reforzar. Está en juego el futuro del club pero no se puede trivializar con lo que sucede en el campo. Ya incidimos aquí sobre la idoneidad de cambiar de día la rueda de prensa de Pizzi por un acuerdo comercial. 

Afortunadamente, parece que la llegada de Eduardo Vargas devuelve el interés a la realidad deportiva del primer equipo. Demasiada responsabilidad para el chileno. Él sólo debe transformar la tendencia informativa. Él sólo debe renovar los aires de un vestuario al que Pizzi no es capaz de enderezar.  Menos mal que ya ha quedado claro que no es un goleador. Al menos, esa carga, no la tiene que soportar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *