Transparencia

El banco está lejos de cumplir con su propia exigencia de confidencialidad


Ayer el club volvió a emitir un comunicado. En él, desmentía las informaciones que dudaban de que la asamblea informativa del 24 en Mestalla se fuera a realizar. También, ampliaba, "por el gran número de peticiones y la gran demanda social existente", el acceso al campo a los abonados no accionistas. El siguiente paso es hacerlo a puerta abierta. Parece que existe preocupación en el club por si no hay demasiada respuesta. De aquí al viernes, el presidente tiene tiempo de explicar por qué en la junta de accionistas del 10 de diciembre no dijo toda la verdad. Seguro que, de esta manera, su llamamiento tendrá más credibilidad, y por tanto, más público. Aún así, resulta extraño que haya que reforzar la convocatoria. Sólo por curiosidad y por lo insólito de la asamblea debería tratarse de un acto multitudinario. Además, el presidente, en principio, y sin que se sepa qué va a decir, está respondiendo a una demanda perfectamente lógica. La gente está ávida de información y el proceso está adquiriendo unos tintes surrealistas. Pese a ser confidencial las filtraciones interesadas inundan los medios. Por eso se impone, de verdad, la transparencia. Si Salvo aporta luz será bienvenida. Pero también cabe exigírsela a la entidad financiera. Ya han demostrado que su hermetismo informativo es relativo y eso es inaceptable. Ya está bien de cachondeo. El Valencia merece más respeto. Esto se está convirtiendo en un circo y no precisamente por el acto del viernes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *