Delantero centro

Ni Postiga ni Alcácer han jugado cinco partidos seguidos esta temporada


Durante casi dos horas el aficionado valencianista pudo abstraerse de la situación que vive el club con el partido serio, intenso y ambicioso que realizó su equipo en la Rosaleda. Se trata de convertir el segundo tiempo de Vigo en una anécdota negativa y con partidos así el Valencia lo conseguirá. Siguen habiendo desajustes lógicos. Movimientos en la presión que no están cien por cien coordinados o jugadores que se evaden por minutos olvidando sus obligaciones defensivas. Pero en general el equipo va tomando cuerpo y va adquiriendo consistencia y regularidad. Pizzi tiene un discurso claro y personalidad para hacérselo llegar a los jugadores.

Con el cero a cero el mantra de que hace falta un delantero goleador. En realidad el primero que lo ha pedido es el técnico. Algunos se olvidan de que Soldado podía estar seis semanas seguidas sin marcar o que fallaba ocasiones claras en partidos decisivos. En lo que va de temporada, ni Postiga ni Paco Alcácer han llegado a jugar cinco partidos seguidos. Especialmente sangrante es el caso del canterano. Aunque le esté faltando acierto de cara a portería (su promedio es discreto pero no preocupante) deja siempre muy buenas sensaciones. El gol, la mayoría de las veces, es cuestión de confianza y para eso se necesita el respaldo de la continuidad. Si Paco Alcácer fuera brasileño mucha gente que no ve en él delantero para el Valencia (incluido el club) le querría fichar con la consiguiente frustración por ser inalcanzable para la economía del Valencia. Ni con fondos de inversión tipo Doyen. Los otros están por ver.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *