Las mejores expectativas se cumplen

No es verdad que no haya nadie en la estructura del club capaz de conectar con la afición


Desde el pasado 1 de julio se sabía que Mériton tenía intención de realizar una ampliación de capital. Así lo reconoció públicamente Layhoon en rueda de prensa. Bastante antes, hace diez meses, en DIARIO DE MESTALLA, Aurelio Martínez ya daba como inevitable esta posibilidad "de aquí a un año probablemente la Liga le diga al Valencia, 'usted si quiere tener una plantilla tan bonita tendrá que tener más recursos propios'. Y aunque tú tengas la obligación de ofrecer la posibilidad de suscripción a todos los accionistas lo normal es que Lim compre los títulos". Y ayer, sin necesidad de que la Liga exigiera nada, Mériton anunció la capitalización del club por valor de 100 millones. Todo fluye con el máximo accionista de la entidad, todo se está haciendo cumpliendo las mejores expectativas.

Aún así, parece que sigue habiendo dudas con el tema de la dirección deportiva. Y es todo mucho más sencillo. A Peter Lim le gusta el fútbol y ha comprado la mayoría accionarial de un club. A partir de ahí él decide cómo gasta el dinero de la sociedad. No es difícil imaginar que la conformación de la plantilla sea algo estimulante para él. En el sector de los videojuegos hay una variada gama de simuladores de gestión de clubes que tienen mucho éxito. El empresario asiático ha pagado para tener esa posibilidad en la vida real. Su grado de acierto será menor o mayor pero en ese sentido no hay nadie infalible en el mundo del fútbol.

Por otra parte ayer quedó patente que el Valencia no tiene un déficit comunicativo porque falte alguien en la estructura del club que conecte con la afición. El déficit, en cualquier caso, se produce por la falta de frecuencia de las comparecencias pero las habilidades de Layhoon Chan en este sentido son evidentes. La presidenta es una mujer preparada capaz de hablar desde el corazón. Desde nuestra perspectiva es un motivo de orgullo que el Valencia esté representado por alguien así. Resultó especialmente conmovedor cómo Layhoon expresó sus sentimientos encontrados respecto a la afición del Valencia. De todas formas, no estaría de más que alguien le explicara a la presidenta que en las últimas dos semanas el Atlético de Madrid de Simeone recibió pitos en su estadio, el Real Madrid de Benítez fue despedido del Bernabéu con música de viento y hasta el Barça de Luis Enrique, que lo ganó todo el año pasado, fue silbado en el Camp Nou. También habría que explicarle a Layhoon que Joaquín se fue de Mestalla entre aplausos por puro capricho de la gente. Su rendimiento nunca estuvo acorde con lo que se esperaba de él, fue el fichaje más caro de la historia y puso todo de su parte para salir del club por un precio irrisorio. Mathieu, sin embargo, cumplió con creces dentro del campo mientras estuvo en el Valencia, llegó gratis y dejó en la caja 24 millones. En este caso, Mestalla le dedicó una sonora pitada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *