Apuntes desde Kaiserau

El buen ambiente es la nota predominante en la concentración pese a que haya futbolistas cuyo futuro no está claro.


Si el año pasado el foco informativo de la pretemporada en Alemania fue Mathieu, este verano, inevitablemente, está siendo Otamendi. Las situación, 12 meses después, tiene un paralelismo evidente y es que Mathieu quería salir del Valencia y el internacional argentino también. Pero hasta ahí llegan las similitudes. Mientras que el francés evidenciaba con su actitud que no quería ser parte del grupo, Otamendi sigue siendo el líder carismático del año pasado. Ya hemos comentado más de una vez que su salida sería un golpe en la línea de flotación del proyecto. Más allá de sus capacidades futbolísticas, el argentino es la garantía de que el equipo tendrá carácter sobre el campo. Con Otamendi el Valencia tiene un ADN y sin él otro.

Hay también en Kaiserau otro futbolista que aparentemente tiene su futuro en el aire. Se está hablando mucho estos días de que Nuno no cuenta con Negredo. Lo cierto es que el delantero centro madrileño anda por la concentración algo taciturno. Sería lógico que el club y el cuerpo técnico le dieran cariño y confianza. Su salida es complicada económicamente y la pretemporada es una etapa decisiva y más este año con la eliminatoria de la Champions a la vuelta de la esquina.

Por último, se nota que el peso de Nuno ha crecido en la estructura del club. El técnico portugués sigue siendo educado y respetuoso pero está mucho más distante que el año pasado y no sólo por el hecho de que no conceda entrevistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *