Las palabras que no dijo Nuno

El entrenador portugués está espaciando sus comparecencias públicas


Había mucha expectación por ver y escuchar la primera rueda de prensa de Nuno tras las salidas de Amadeo Salvo y Rufete del club. Él ha estado en el centro del conflicto pero todavía no habíamos tenido ocasión de conocer su opinión de los hechos.

El técnico portugués ha dado sobradas muestras desde que se hizo cargo del Valencia de que es capaz de dominar la escena mediática. Ayer descargó responsabilidades en Layhoon y el consejo de administración y apeló a la unidad y al protagonismo de los futbolistas. Nuno ha espaciado sus comparecencias ante los medios estos meses. El miércoles pasado contra el Wielner el entrenador del Valencia no habló ni antes ni después del partido. Un hecho que contrasta con la dinámica de la pretemporada pasada. Nuno se está limitando a cumplir con su obligación. La rueda de prensa de ayer era un compromiso con la organización del Torneo que disputará hoy el equipo blanquinegro. La próxima vez que hable será en Pekín con motivo del partido contra el Bayern. La estrategia es clara: dejar que pase el tiempo para que una posible pregunta sobre su enfrentamiento con Rufete y Salvo deje de tener sentido.

Es comprensible que algunos aficionados defiendan esta posición porque 'agua pasada no mueve molino' y la prioridad siempre es el presente y el futuro. Sin embargo, las acusaciones que se han hecho contra el entrenador portugués son lo suficientemente graves como para que haya una respuesta por su parte. Sin necesidad de que le pregunten, él debería salir al paso y poner luz en el tema. Más allá de que haga bien poniendo el foco de las decisiones del club en el consejo de administración y en el consenso, lo ideal, para empezar una nueva etapa, es que borre la sospecha de deslealtad que algunos le han atribuido. Sería lo más higiénico para el Valencia si todos somos capaces de asumir la nueva realidad y la actual estructura de poder. Aunque no sea un trance agradable, a veces es mejor recordar el incendio para apagar las brasas de forma definitiva. Si no, el técnico portugués va a empezar excesivamente condicionado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *