Nuevos tiempos

El Valencia parece preparado para dar el salto en cuanto a obtención de ingresos


El acuerdo que suscribirá el Valencia CF con la agencia ONU Mujeres es una excelente noticia por muchos motivos. Hay que valorar la posibilidad de colaborar con una entidad que defiende una causa justa. ONU Mujeres es una agencia joven pero que ha demostrado sobradamente su eficacia. Por otro lado, es un honor que un organismo de tanto prestigio decida vincular su nombre con el del Valencia. Esto, además, reporta beneficios evidentes a la imagen de marca del club de Mestalla.Y más concretamente, como señalaba nuestro colaborador Desmemoriats en una red social, ahora, de cara al patrocinador principal, la camiseta vale más. Se puede discutir en este punto sobre el aspecto ético, sobre si priman más las razones solidarias o las económicas o si la conjunción de ambas es la fórmula perfecta. Pero no lo vamos a hacer. Por otro lado, en el marketing, si quieres vender que tienes un gran corazón has de tenerlo. Por ahí, el valencianismo ofrece muchísimas posibilidades.

Lo cierto es que al principal equipo de fútbol de la capital del Túria han llegado los nuevos tiempos. Que estamos ante una evolución es evidente desde el envoltorio. El cargo de Louis Douwens es el de 'Chief revenue officer', un puesto ejecutivo que no existe como tal en el modelo de empresa clásico en España aunque se podría traducir como director de ingresos. Y, más allá de la rimbombancia, ya se aprecia que se está progresando a pasos agigantados en la sustancia. Hacer de la Historia y de la afición los elementos básicos de la política de imagen es un gran acierto. Es lo mejor que tiene el Valencia y es lo que hay que vender.

La presentación de la camiseta de la Senyera asociada a la renovación de Gayà ('ésta sí es mi camiseta, éste sí es mi escudo') fue una medida ingeniosa. Hacerlo coincidir todo con motivo de la visita al Bernabéu pudo haber sido una temeridad pero acabó siendo una audacia genial. Se corrió el riesgo de que la camiseta quedara asociada a un 4-0 contra el Real Madrid pero los jugadores respondieron sobre el campo. De hecho, el gol de Alcácer a pase de Gayà debió ser el sueño cumplido de los creadores de la campaña. Mucho simbolismo. En realidad, todo debe funcionar así. Cada una de las áreas del club debe estimular a las otras para crecer. Eso también es responsabilidad del Chief revenue officer y se está haciendo. Bienvenidos sean los nuevos tiempos.

Ahora bien, esto no ha hecho más que empezar. El Valencia necesita muchos ingresos si verdaderamente quiere competir en la élite europea. De momento, no se ha conseguido ningún gran contrato aunque todos los pasos que se están dando van por el buen camino. O casi todos. Hay cosas que no se pueden tocar como las bandas de música o la dolçaina del minuto de silencio. Volvemos a la diatriba moral del primer párrafo: hay que vender lo que se tiene.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *