El día después

Tras el escándalo y la indignación el Valencia debe pasar página cuanto antes.


Se va a hablar mucho de la actuación de Teixeira Vitienes en San Mamés. Las decisiones arbitrales condicionaron claramente el resultado. El equipo dirigido por Nuno se hizo acreedor de la victoria con el gol de De Paul pero primero la expulsión surrealista de Otamendi que es objeto de falta por parte del defensor del Athletic, y después el gol de Aduriz en flagrante fuera de juego, acabaron de forma cruel con las ilusiones de los valencianistas. Es un arbitraje grave y escandaloso.

Nuno en rueda de prensa sugirió una mano negra "si hay alguien que quiere que el Valencia CF no consiga sus objetivos se equivoca". Una acusación que no quiso compartir el presidente ejecutivo Amadeo Salvo. En cualquier caso era pertinente que el club, en caliente, enviara un mensaje contundente y así lo hizo. Fue una declaración necesaria para solidarizarse con el sentir de la afición.

Puede ser interesante enfocar la atención en los desmanes arbitrales de cara a las visitas al Camp Nou y al Bernabéu pero al Valencia no le conviene asumir el papel de víctima más allá. El debate en el ámbito nacional está desvirtuado. Importan los árbitros pero en relación a los gestos de Cristiano Ronaldo. Por ahí el club de Mestalla tiene más posibilidades de perder que de ganar. Nuno puede utilizar la afrenta para cohesionar el grupo pero el Valencia no se puede instalar en la excusa aunque tenga razones para ello. Hay que pasar página y ganar al Levante como sea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *