100 días de Mériton

El primer balance de la andadura de Peter Lim como máximo accionista deja muy buenas sensaciones


El pasado 1 de diciembre Peter Lim, a través de Mériton, se hizo con la propiedad del Valencia CF. Aquel día la nueva presidente de la entidad, Lay Hoon, realizó un emotivo discurso en el que habló de la intención de hacer un proyecto a largo plazo y de la voluntad de demostrarlo con hechos y no con palabras. El riesgo evidente para los nuevos mandatarios es que los tiempos del fútbol no entienden de planes de futuro si la pelotita no entra. Afortunadamente para el Valencia y para Mériton el equipo y el cuerpo técnico están respondiendo con creces a las expectativas generadas más allá de una mal ponderada Copa del Rey.

Resuelto el aspecto deportivo todavía es pronto para sacar conclusiones definitivas aunque los hechos son más que esperanzadores. Cabe poner en primer lugar el acuerdo con el Ayuntamiento respecto a la propiedad de la parcela del nuevo Mestalla, paso previo para reanudar las obras. También hace poco se ha sabido que el Valencia va a contratar a Peter Draper, un prestigioso ejecutivo de marketing que ha trabajado en el United o el Chelsea. El club necesita aumentar sus ingresos para ser competitivo debido al Fifa Fair Play Finanaciero. En cien días no se pueden arreglar las cuentas de una empresa en ruina pero parece que las personas que tienen esa misión están altamente capacitadas.   

Hay otro aspecto positivo a destacar y es la confianza que Mériton está depositando en Rufete. El papel de Salvo es decisivo en tanto en cuanto sirva para proteger el proyecto del actual director deportivo. Rufete ha dado sobradas muestras de que entiende el valencianismo. Quiere hacer un equipo sostenible basado en la cantera. Él es quien prioriza que el vestuario esté formado por gente implicada, que el club se valore entre los componentes de la plantilla. Por otra parte, los principales miedos de los escépticos se van resolviendo con el paso de los días. Nuno no es el entrenador de los jugadores de Peter Lim y sí del Valencia. En definitiva, la 'era Lim' acaba de nacer y da la sensación de que el valencianismo está en muy buenas manos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *