Margen de mejora

El Valencia fue mejor en Cornellà sólo porque fue más efectivo que su rival


Es evidente que el Valencia necesitaba sumar los 3 puntos de forma imperiosa y que en Cornellà se cumplió con el objetivo. Hasta ahí, que es lo importante, el análisis sólo puede ser positivo.  Sin embargo, el mero hecho de ser más efectivo de cara a portería que el rival no convierte al Valencia en un equipo solvente, fiable, serio y que sabe manejar los tiempos del partido. El equipo de Nuno, más allá de la actuación de Diego Alves y el acierto de Piatti y de Parejo con los goles, no fue mucho mejor que el que perdió en Málaga. Para eso el equipo de Nuno tendría que haber jugado bien o, al menos, no haber concedido tantas ocasiones claras de gol.

Quizá lo más preocupante  sea la indefinición en el patrón de juego. Nuno tiene claro unos preceptos desde que cogió al equipo que se pueden resumir en fortaleza defensiva, presión organizada y salida rápida vertical en busca del gol. El equipo, en estos términos, se maneja bien y por eso está el cuarto clasificado en la tabla. Sin embargo parece que el entrenador portugués se ha dado cuenta de que con esto no basta para ganar algunos partidos y, antes de viajar a Cornellà, detectó como principal problema de su equipo la falta de posesión. Frente al Espanyol se pudo ver a un Valencia dominador sólo en un tramo de la primera parte. Hay mucho margen de mejora y mucho trabajo por delante cuando se pierde y cuando se gana. El equipo sigue buscando su identidad. 

Y aún así conviene poner en valor la importancia de la victoria. Tres puntos que aúpan al Valencia a la cuarta plaza y que atajan la psicosis de jugar fuera de Mestalla. Las victorias eliminan la ansiedad y permiten que el equipo siga creciendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *