Día negro para el fútbol

Un ultra del Deportivo murió ayer en un enfrentamiento entre Riazor Blues y Frente Atlético


No hay nada más diferente a los valores del deporte y del fútbol que la violencia. Por otro lado, el poder de atracción que ejercen los grupos ultras sobre los jóvenes y no tan jóvenes es innegable. Es difícil encontrar un tipo de asociación más tribal en la sociedad actual, los cánticos, los tambores, el sentimiento de pertenencia y los enemigos comunes generan un caldo de cultivo, desgraciadamente, muy apetecible.

Por eso, es conveniente que se haga un importante trabajo pedagógico para diferenciar la animación de intereses políticos, económicos y, sobre todo, para alejarlo de la cultura de la violencia. Está en la mano de los clubes y de la sociedad. El fútbol no puede permitirse más muertos a sus espaldas.

Por la parte que nos toca la Curva Nord no debería frivolizar con este asunto. Este año se ha instaurado un cántico en el que conminan a grupos rivales a verse en las calles "en un combate", "pero sin correr". La Curva Nord en sus orígenes se declaró 'no violenta'. Tienen la oportunidad de ser una grada ejemplar, de competir por ser los que más animan pero, en ningún caso, por ser los más malos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *