El Valencia va bien

Prueba satisfactoria para el equipo que estrenaba la indumentaria naranja. El Valencia pudo ganar ante el Mónaco tras realizar un partido serio en defensa e incisivo en ataque.


Buen partido del club de Mestalla en el prestigioso torneo internacional Emirates Cup jugado en el estadio homónimo. Enfrente estaba uno de los equipos europeos con más recursos económicos. El Mónaco es un 'nuevo rico' que pelea de tú a tú en el mercado de fichajes con los clubes más poderosos. Por eso, el Valencia sale reforzado del encuentro porque, además de competir, pudo ganar.

Desangelado ambiente en el Emirates Cup al principio del partido. Se fue llenando conforme pasaban los minutos porque  Arsenal y Benfica se enfrenaban a continuación. Salió bien el equipo entrenado por Nuno, cuidando la posesión del balón por medio de Parejo y André Gomes y bien colocado sobre el campo cuando tocaba replegarse. Una internada de Barragán provocó la primera llegada y Rodrigo Moreno dejaba un destello de calidad cada vez que intervenía. En el minuto 12 el ex delantero del Benfica realizó una gran jugada por la derecha y su centro fue rematado de cabeza por Feghouli sin excesiva potencia. El Valencia era, cada vez más, el protagonista del partido. Se veía a todos los jugadores motivados dispuestos a agradar en un escenario que concentra las miradas. Un ejemplo fue Feghouli que, mientras tuvo capacidad física, ofreció una buena versión de sí mismo. Sólo a partir del minuto 20 el Mónaco empezó a dar señales de vida. Sin embargo, el Valencia seguía creando peligro como un disparo lejano de Feghouli que quizás se precipitó a la hora de chutar ya que se trataba de un ataque con mayoría de jugadores valencianistas. A la media hora de juego, tras un saque de esquina Rubén Vezo introdujo sin querer el balón en su portería. Una desgracia mal defendida. Tal vez Alves debió salir pero lo que es seguro es que Abdennour le ganó la partida a la defensa provocando el desafortunado envío de Vezo a su propia meta. El Valencia permaneció bajo el influjo del gol durante unos minutos pero pronto recuperó el pulso del partido. Los hombres del medio seguían imponiendo su criterio frente a Moutinho y Kondogbia. A diez minutos para que llegara el descanso, De Paul hizo una jugada espectacular y le dejó un balón de oro a Rodrigo que, tras regatear al portero, no pudo definir en gol. En la acción siguiente Parejo inventó un pase raso a la espalda de la defensa que permitió a Barragán ganar la línea de fondo sin oposición. Su centro raso y potente a Rodrigo sólo pudo ser desviado por Carvalho hacia su propia portería. Nuno celebró el gol como si fuera competición oficial. El entrenador portugués veía recompensado con el empate el buen partido de los suyos. El equipo de naranja estaba llevando bien los ataques estáticos, moviendo el balón con criterio y llevando el cuero de un lado a otro buscando los huecos. Además, el Valencia también salía bien al contragolpe con velocidad y pocos toques.

En el descanso Piatti entró por Feghouli que lleva menos entrenamientos en sus piernas debido a sus vacaciones post-Mundial. El Valencia empezó la segunda parte con el mismo brío que la primera y Parejo no llegó por poco a un pase de la muerte de Rodrigo que finalmente fue interceptado por el defensor monegasco. Los futbolistas entrenados por Nuno siguieron mostrando la misma determinación por llevarse la victoria. En el 49 De Paul volvió a hacer una meritoria jugada por banda y logró combinar con André Gomes, el centrocampista portugués, desde el pico del área puso un balón a Rodrigo que se revolvió y disparo sólo ante el portero aunque sin potencia y centrado. El Valencia crecía pero sobre todo lo hacía Parejo que ponía el modo exhibición. Tras sus lecciones en el Camp Nou y el Bernabéu la pasada campaña parece que al de Coslada cualquier campo se le queda pequeño. Sin embargo, el juego por las bandas lastraba la productividad ofensiva del cuadro naranja. De Paul, tal vez por el cansancio, se mostraba cada vez más impreciso y Piatti no intervenía. En el minuto 60, de hecho, Nuno cambió a De Paul por Rober y a Rodrigo por Alcácer. Las sustituciones no sentaron bien al Valencia: mediada la segunda parte el Mónaco, por primera vez, empezó a dominar claramente el partido, sin generar ocasiones pero asumiendo la posesión del balón en campo del Valencia. Y cuando peor lo estaban pasando los futbolistas entrenados por Nuno marcó Paco Alcácer. Un gran pase de Piatti a Cissokho desde la izquierda permitió al francés centrar al delantero de Torrent que no falló en su remate. El Valencia había remontado el partido con todo merecimiento. Inmediatamente Nuno realizó los dos últimos cambios: entraron Carles Gil y Guardado por André Gomes y Parejo. Dos sustituciones que dejaban al Valencia sin 'ochos' puros. El equipo de naranja, pese a no tener esas dos referencias en el centro, recuperó el control del partido. Mediante centros a balón parado pudo hacer el tercer gol en más de una ocasión. Y la más clara la tuvo Carles Gil que recibió sólo otro buen centro de Cissokho pero disparó de forma demasiado inocente. Del 1-3 se pasó al 2-2. Ocampos se fabricó un gol el sólo: codujo hasta el borde del área y Diego Alves no pudo despejar su disparo pegado al poste. Restaban diez minutos para que acabara el encuentro en el que no sucedió nada especialmente reseñable hasta que el colegiado pitó el final.

De esta manera el Valencia hizo su puesta en escena contra un rival de envergadura en Europa. Y el resultado, más allá de los dígitos, fue muy positivo. Evidentemente, como todos los encuentros de pretemporada, el partido puede pasar por un entrenamiento pero en juego estaba la reputación que da un adversario y un torneo de primer nivel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *