Pocas alegrías en Mestalla

El Atlético de Madrid hace su partido, contiene al Valencia que fue incapaz de generar ocasiones claras de gol y se lleva los tres puntos de Mestalla.


Foto: Dulce Sotos Valero - Gayá fue de lo mejor del parido

Foto: Dulce Sotos Valero – Gayá fue de lo mejor del parido

Ambientazo en Mestalla para recibir al líder de la competición. Como estaba previsto la afición atlética se desplazó en gran número para acompañar a su equipo. El colorido en la grada era el de las grandes ocasiones. Cabe decir que la gente se ha deshabituado a ver el fútbol a las cinco de la tarde porque, cuando faltaban dos minutos para que empezara el encuentro todavía habían largas colas en las puertas de acceso al estadio.

Pizzi, sobre el terreno de juego, no realizó la revolución esperada en el once inicial. Hubo muchos cambios, las principales novedades fueron la presencia de Barragán en el interior derecho por Fehouli, de Piatti en la izquierda por Fede, de Javi Fuego en el mediocentro por Keita de Jonas en la mediapunta por Vargas, Pero el técnico argentino mantuvo la columna vertical formada por Mathieu, Parejo y Alcacer.

Ante las dudas que ofrecía la posible desmotivación del Valencia se demostró desde el principio que el Atlético de Madrid iba a tener que pelear la victoria. Pese a que los madrileños necesitaban los tres puntos con más urgencia que los locales, fue el Valencia quien se hizo con el control del juego inicialmente. Precisamente, en el primer minuto, Alcácer dispuso de la primera ocasión con un disparo peligroso desde fuera del área. Parejo estaba participativo con ganas de olvidar el último encuentro, Jonas se movía con inteligencia en zona de tres cuartos, Piatti por la izquierda y sobre todo Barragán por la derecha ganaban la línea de fondo. El Atlético de Madrid dio el primer aviso en el minuto 10 por medio de Villa que, de media vuelta desde el pico izquierdo del área, puso un balón peligrosísimo al poste contrario. El Atlético de Madrid paraba el juego del Valencia con faltas tácticas. El Valencia tenía el control del partido pero ese hecho entra dentro de los planes de Simeone. Ya dijo Pizzi en la eliminatoria copera que el Atleti era más peligroso sin balón que con balón. Porque lo cierto es que el Valencia no creaba ocasiones de gol. Además, mediada la primera parte el Atlético empezó a igualar el partido en cuanto a dominio territorial y posesión del esférico. El encuentro entró en una fase de indefinición. El Atlético tampoco creaba acciones de peligro sobre portería defendida por Guaita. Hasta que llegó el minuto 43. Un balón por alto al corazón del área sin aparente peligro supuso el primer gol de los madrileños. Dos defensores acompañaban a Raúl García pero Guaita debió pedir el balón. El portero de Torrent no llegó y el centrocampista del Atlético le evitó con un cabezazo bombeado. Cero a uno y el árbitro enviaba a los dos equipos al túnel de vestuarios.

La segunda parte empezó con el Valencia buscando la portería de Courtois. Sin embargo, la primera ocasión fue del equipo visitante. Y vaya ocasión. Diego Costa encaró sólo a Guaita con tiempo para pensar. Esta vez, el portero valencianista estuvo muy acertado y consiguió ganarle el duelo al brasileño. En el minuto 50 Pizzi dio entrada a Vargas por Parejo y Jonas ocupó la posición de mediocentro creador. Un cambio bajo el influjo del partido del jueves frente al Sevilla. El partido seguía con un ritmo discontinuo. Villa se fue entre aplausos y Pizzi realizó la segunda sustitución: ingresó en el campo Feghouli por Barragán. El Valencia volvió a tomarle el pulso al partido a partir del minuto 60. Jonas estuvo cerca de marcar con un remate de cabeza. El brasileño, por cierto, funcionó con solvencia en la sala de máquinas. El equipo de Pizzi apuraba sus opciones ante un Atlético de Madrid muy firme en defensa, incluso cómodo. Feghouli lanzó un misil desde el lateral del área en el minuto 73 que se fue rozando el palo contrario. Los blanquinegros, ahora sí, ponían el cerco a la portería del Atleti. Gayá progresaba por la banda izquierda con asiduidad. A falta de diez minutos para que llegara el final, Pizzi agotó los cambios y entró en el campo Fede por Jonas. En el 85 Diego Costa volvió a tener un mano a mano con Guaita y el portero de Torrent le ganó la partida por segunda ocasión. En el tiempo añadido Juanfran cortó una contra del Valencia con una entrada salvaje. El árbitro lógicamente le expulsó. El Valencia desperdició esa última ocasión. Reflejo claro de la falta de picardía del equipo que se traduce en falta de competitividad contra equipos resabiados como el Atlético… y el Sevilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *