El Valencia vence y convence

El equipo de Pako Ayestarán se impone al Éibar con claridad y jugando bien al fútbol.


No es sencillo explicar el cambio que ha sufrido el Valencia en las dos últimas semanas. El equipo que parecía abocado a pelear por el descenso hasta final de temporada sumó su tercera victoria consecutiva frente al Éibar después de haber ganado al Sevilla y al FC Barcelona. Contra el equipo armero  los futbolistas blanquinegros hicieron, probablemente, el mejor partido de la temporada en Liga. Acabó en goleada pero el resultado pudo ser más escandaloso. El equipo blanquinegro, repleto de confianza, pasó por encima del Éibar practicando un fútbol vistoso y efectivo.

Mestalla recibió a su equipo de forma calurosa tras la victora el pasado domingo en el Camp Nou. Ayestarán no quiso modificar demasiadas piezas respecto al partido contra el FC Barcelona. Las únicas novedades fueron la entrada de Cancelo en sustitución del sancionado Barragán y la presencia de Alcácer por Enzo Pérez.  En esta ocasión Santi Mina actuó por la izquierda y André Gomes centró su posición.

El Valencia empezó asumiendo la iniciativa del juego. Trataba de llegar a la portería defendida por Riesgo a través de la posesión. En el minuto 8 los jugadores blanquinegros trenzaron una gran jugada y, tras una inteligente dejada de Alcácer sin tocar el balón, Parejo se quedó en disposición de chutar a dos metros de la portería. El centrocampista de Coslada fue derribado por un defensor del Éibar y el colegiado señaló penalti.  El delantero de Torrent asumió la responsabilidad desde los once metros pero Riesgo le leyó las intenciones. Tras el rechace del guardameta, Alcácer no perdonó y remachó el balón a las redes. La afición agradecía la puesta en escena del Valencia que ya mandaba en el marcador.

Tras el gol el partido siguió con el mismo ritmo. Los futbolistas del Valencia seguían manejando la posesión y combinaban con acierto. Los creadores, Parejo, André Gomes y Javi Fuego, estaban inspirados y los hombres de ataque, Santi Mina, Rodrigo Moreno y Alcácer, afilados.

En el minuto 17 llegó el primer contratiempo para Pako Ayestarán porque Siquiera se tuvo que retirar lesionado. En su lugar entró al campo Gayà. El Valencia se estaba gustando, quizá en exceso porque en alguna ocasión los futbolistas estuvieron demasiado contemplativos con los pases en el borde del área.

A partir del minuto 20 el Éibar empezó a inquietar la portería defendida por Diego Alves. Tímidos acercamientos pero que obligaban al Valencia a mantener el ritmo y la intensidad. Afortunadamente, el equipo local hizo el segundo gol en el minuto 27. De nuevo Paco Alcácer fusiló a Riesgo tras una gran jugada individual de Cancelo.

El Valencia estaba desatado y poco después Rodrigo Moreno pudo hacer el tercero. El equipo de Ayestarán evidenciaba estar en un gran momento.  Los futbolistas intentaban pases y regates imposibles de ver hace un mes. Cancelo, incluso, se permitió el lujo de hacer un sombrero con el muslo. La sociedad del portugués con Rodrigo Moreno estaba causando muchos problemas a la defensa del Éibar. Y por ahí precisamente llegó el tercer gol del Valencia, tras un centro de Rodrigo Moreno que Alcácer envió a las redes. Hattrick del delantero de Torrent y 3-0 en el marcador en el minuto 40. La afición, por fin, disfrutaba y vivía un partido plácido en Liga. Mestalla despidió a su equipo con una sonora ovación cuando el árbitro señaló el camino de los vestuarios.

Mendilibar cambió al lateral izquierdo en el descanso pero Rodrigo Moreno y Cancelo seguían haciendo diabluras. El partido, de hecho, siguió con las mismas constantes vitales. El Valencia jugaba a placer y André Gomes, en el minuto 49, estrelló con violencia el balón contra el larguero tras una excelente dejada de Alcácer de espaldas a la portería.

El Valencia seguía cómodo sobre el terreno de juego y el partido se desarrollaba en el campo del Éibar. En el minuto 55 el equipo blanquinegro volvió a encontrar el camino del gol. Rodrigo Moreno sirvió el balón a la incorporación de Cancelo que entró como un rayo por el centro del área dejando atrás a los defensores y evitando la salida de Riesgo.

Ayestarán hizo la segunda sustitución en el minuto 60 dando entrada a Enzo Pérez por André Gomes. Mestalla, ávida de emociones satisfactorias a lo largo de la temporada, hacía la ola. Diego Alves también se sumó a la fiesta en el minuto 67 con una gran intervención. La última sustitución del Valencia fue la de Negredo por Alcácer. El delantero de Torrent se marchó despedido con la ovación de la noche por parte de la grada que coreó su nombre.

En el minuto 72 Parejo pudo hacer el quinto gol tras un excelente contragolpe en el que intervinieron Rodrigo Moreno y Negredo.  El partido ya no tenía mucha más historia. El Valencia había dado un giro de 180 grados y sólo quedaba disfrutar hasta que el árbitro señalara el final del encuentro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *