El mejor partido no sirvió para ganar

El Valencia disputó el mejor partido de la temporada. Cometió errores pero dejó un gran sabor de boca entre su hinchada pese a la derrota. El planteamiento de Nico Estévez se demostró acertado y los blanquinegros estuvieron cerca, incluso, de ganar.


Gran partido de fútbol el disputado en Mestalla. Ritmo y alternativas en ambas porterías. Con un Valencia serio y ejecutando el plan de Nico Estévez casi a la perfección. El equipo estuvo cerca de darle una alegría a la afición pero al final se repitió la historia. En el segundo gol del Madrid Cristiano ROnaldo partió en posición ligeramente adelantada respecto a la defensa.

Nico Estévez presentó un once con bastantes variaciones respecto al que jugó el jueves pasado en Copa del Rey frente al Nàstic. Entraron en el equipo Piatti y Feghouli por las bandas y Fede y Jonas ocuparon los puestos de arriba. Oriol acompañó a Parejo en el mediocentro y Juan Bernat retrasó su posición al lateral izquierdo. Un equipo afilado para buscar la salida rápida a la contra.

El Valencia salió al terreno de juego a esperar al Madrid pero con la defensa bastante adelantada. Tal y como anunció NIco Estévez el equipo salió con un alto grado de intensidad. No se hacían concesiones en defensa y cuando se recuperaba el balón Oriol se hacía fuerte en la zona ancha. El Madrid no creaba peligro hasta que entre Oriol y Parejo regalaron un balón en el medio campo. La posterior arrancada de Cristiano acabó con un chut desviado. Poco después, en el minuto 20, llegó el primer disparo del Valencia por medio de Parejo. Otro regalo, en este caso de Joao Periera que quiso regatear en el borde del área, generó otra buena ocasión para Cristiano que se perdió en el recorte. El partido estaba vivo pero estas pérdidas restaban confianza al planteamiento blanquinegro. Sergio Ramos saltaba con los brazos abiertos y golpeaba a Jonas en la cara. El árbitro no apreció nada. En el minuto 27, Di María se inventó un golazo. Recibió el balón en la banda derecha, se internó hacia dentro del área, recortó hacia fuera, se perfiló el balón a su pierna izquierda y sacó un latigazo al poste contrario que se alojó en las redes de la portería defendida por Guaita. Pese al gol el partido no cambió su fisonomía y siguió siendo el Madrid el que acumulaba la posesión y encerraba al Valencia en su campo. Pero, en una jugada aislada, el Valencia consiguió empatar. Bernat se internó por la izquierda, se fue de su marcador y su centro fue rematado de cabeza por Piatti sin oposición. Ya dijimos en la previa que el Madrid era vulnerable en defensa y este fue un gran ejemplo. Mestalla se encendió. Bernat salió a la contra, recorrió medio campo y acabó chutando desviado. La grada cantaba el 'a por ellos'. El planteamiento del entrenador valencianista volvía a tener sentido pero por poco tiempo. En el 39, Cristiano, en fuera de juego, remató a gol un centro de Di María tras saque de falta. La réplica pudo llegar poco después con un excelente movimiento de Jonas dentro del área que, de espaldas a la portería, acabó haciéndose el hueco para sacar un disparo muy peligroso. La primera parte acababa con sabor agridulce. El Valencia había competido pero se iba por detrás en el marcador.

La segunda parte empezó con las mismas constantes vitales que acabó la primera. El Madrid era el claro dominador y el Valencia esperaba replegado atrás. Aún así, los blanquinegros tenían presencia ofensiva. Un disparo de Cartabia y una buena internada de Piatti con un centro peligroso advertían de que el Valencia no había dicho su última palabra. Al cuarto de hora, Fede dejó su lugar en el campo a Canales. En ese preciso instante, a saque de córner, el Valencia marcó el segundo  gol. Tras una gran jugada de Bernat por la banda, el canterano forzó un córner. El saque de esquina lo botó Parejo y fue rematado por Mathieu a las redes. La defensa del Madrid, de nuevo, se volvió a mostrar algo blanda y Diego López no estuvo acertado en la salida. De nuevo Mestalla era la olla a presión que preveía Nico Estévez antes del encuentro. Hubo una ocasión clara gracias a un chut de Joao Pereira que fue detenido por Diego López. Jonas estuvo a punto de llegar al rechace. El partido estaba abierto, tenía ritmo y alternativas en ambas áreas. El Valencia empezaba a jugar con fluidez. Eran los mejores minutos del equipo blanquinegro en lo que va de temporada. Parejo y Oriol se asociaban con Canales y por las bandas Feghouli y Piatti creaban problemas. A falta de poco más de diez minutos para que se cumpliera el tiempo reglamentario Piatti dejó su lugar en el campo a Guardado. Al tiempo, Ancelotti hizo también un cambio dando entrada a Carvajal por Arbeloa. El lateral derecho fue decisivo en la ofensiva final del Madrid. En una jugada bastante caótica el equipo de Ancelotti consiguió el tercer gol. Jesé, desde la parte derecha del área disparó y Guaita no fue capaz de detener un balón que, en principio, no entrañaba demasiado peligro. Quedaban cinco minutos y Nico Estévez dio entrada a Banega por Parejo. El Valencia haría un último intento pero infructuoso.

Gran esfuerzo del equipo recompensado por la afición que despidió a su equipo con una sonora ovación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *