El barco se hunde

El Valencia cosecha una nueva derrota en Liga y Mestalla entona por primera vez el ‘Gary vete ya’


Dadas las circunstancias de la temporada, el partido que hizo el Valencia hasta el minuto 78 fue aceptable. El equipo peleó y durante un buen tramo de la segunda parte mereció el premio del gol. Pero la dinámica negativa y la fragilidad mental de la plantilla propiciaron un nuevo desastre en Mestalla. Y ya van unos cuantos. El barco se hunde y la sombra del descenso se hace grande.  

Gary Neville introdujo muy pocos cambios respecto al once que salió contra el Athletic. Quizá como medida para que el Valencia tuviera cierta continuidad en su rendimiento. Las únicas novedades fueron Siqueira por la izquierda, Alcácer como delantero centro y Abdennour, que entró a última hora por Santos. También repitió el entrenador inglés la misma disposición táctica con André Gomes un poco escorado a la izquierda y Santi Mina acompañando a Alcácer.  

El partido empezó con los dos equipos tanteándose y sin ningún dominador claro. El Celta trataba de tener protagonismo con la posesión y el Valencia buscaba sorprender con alguna arrancada de André Gomes.

El primer acercamiento del Valencia llegó en el minuto 6 tras una buena combinación en la que participaron todos los jugadores de ataque. Alcácer, finalmente, no pudo superar a Sergio porque llegó algo forzado. Después, Rodrigo Moreno recuperó el balón con el portero celtiña lejos de su meta pero el disparo bombeado del hispano brasileño lo despejó  un defensor vigués en última instancia.

La ocasión no varió el ritmo del partido que estaba condicionado por las imprecisiones de los dos equipos. Se llegaba al minuto 20 de juego y el Valencia, poco a poco, iba mejorando con alguna acción de Rodrigo Moreno y Santi Mina pero, en general, estaban pasando pocas cosas en Mestalla.

En el 23 el Celta, en su primera llegada con peligro estuvo a punto de hacer el primero. El equipo gallego encontró un agujero tremendo en la banda izquierda del Valencia y el centro de Jonny lo despejó Ryan con problemas, tantos, que el rechace golpeó en el poste. El equipo de Gary Neville se había salvado por poco y empezaba a poner a prueba la paciencia de Mestalla. El portero australiano volvió a salvar a su equipo en el 28 tras un disparo de Guidetti y  se escucharon los primeros pitos en el coliseo valencianista.

El Celta iba imponiendo su plan de partido llegando cada vez con más peligro a la portería del Valencia. Pasada la media hora de juego Orellana le rompió la cintura dentro del área a Mustafi un par de veces aunque la jugada no pasó a mayores. Al equipo blaquinegro le quedaba el contragolpe y Alcácer aprovechó un pase de Santi Mina para hacer el primer gol. Desafortunadamente, el juez de línea apreció fuera de juego y el tanto no subió al marcador.

Los dos equipos ya habían mostrado sus cartas para llevarse la victoria y el partido estaba abierto. Un potente disparo de Siquieira desde larga distancia estuvo a punto de coger portería. Daba la sensación de que el Valencia había superado el momento crítico y cada vez creía más en sus posibilidades. Mestalla lo agradeció. En el minuto 42, otra buena combinación entre André Gomes, Rodrigo Moreno y Santi Mina terminó con un chut muy peligroso del futbolista gallego casi sin ángulo. Antes de llegar al descanso Ryan volvió a hacer una buena parada.

La segunda parte empezó con el Valencia más brioso. En el minuto 50 Neville hizo la primera sustitución dando entrada a Gayà por Siquieira. Lo cierto es que el lateral izquierdo brasileño no estaba aportando demasiado en ataque por su banda. El Celta, tras un saque de esquina, estuvo muy cerca de deshacer la igualada en el marcador con un cabezazo de Beauveu. El partido seguía con el intercambio de golpes. La parroquia blanquinegra cruzaba los dedos para que el primer gol fuera valencianista pero podía pasar cualquier cosa.

En el minuto 57 Danilo Barbosa probó suerte desde el borde del área tras hacer un espectacular recorte con el tacón a su defensor. El Valencia volvía a la carga y se entró en una fase de dominio de los locales. Mestalla se volvía a meter en el partido para apoyar a sus futbolistas, discutir las decisiones del colegiado y pitar a Sergio que se demoraba con los saques de portería. En el 62 Alcácer peleó un balón imposible que salía por la banda y le dio una gran asistencia a Rodrigo Moreno que, desde el pico derecho del área, buscó la portería con rosca obligando a Sergio a hacer una excelente parada.    

El Valencia estaba mereciendo adelantarse en el marcador, se veía la necesidad de ganar en los jugadores y el Celta ya no salía de su campo. En el 66 Alcácer le sirvió un gran pase interior a Rodrigo Moreno que no pudo evitar a Sergio en el mano a mano. El hispano brasileño volvía a estar negado con el gol. Mestalla apretaba y reconocía el esfuerzo de sus futbolistas.  

En el minuto 71 Rodrigo Moreno dejó su lugar en el campo a Feghouli que fue recibido con una sonora pitada. Una costumbre, la de recibir a los jugadores con abucheos, que se ha establecido este año. Generó estupor la primera vez que sucedió con Rodrigo Moreno pero, desgraciadamente, ya se le ha dado carta de normalidad.

Se entraba en el último cuarto de hora y el Celta volvía a asomar la cabeza en el partido. En el minuto 77 entre Ryan y el poste salvaron una clara ocasión de os celtiñas en las botas de Jonny. Gary Nevile agotó las sustituciones dando entrada a Negredo por Alcácer lo que soliviantó a Mestalla. Mientras el público abroncaba al entrenador inglés llegó el gol del Celta obra de Guidetti.  El coliseo valencianista entonó por primera vez el ‘Gary vete ya’ de forma atronador.  Desde la Curva Nord, tímidamente, también se cantó ‘Peter vete ya’. Para colmo, Gayà se tuvo que retirar lesionado.

Para acabar de certificar el hundimiento del equipo Hugo Mallo hizo el segundo para el equipo visitante.  Muchos de los presentes decidieron abandonar sus localidades y emprender la vuelta a casa. Se perdieron tres ocasiones más del Celta muy claras para hacer el tercero. Los jugadores del Valencia ya habían desconectado superados por la situación.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *