El Valencia no comparece en el derbi

El equipo de Gary Neville ofrece una imagen paupérrima y facilita la victoria del Levante.


Todo hacía indicar que iba a haber derbi esta mañana en el Ciudad de Valencia. La logística propia de un partido estaba preparada horas antes de que el árbitro indicara el inicio del encuentro. También las aficiones respondieron a la llamada y se respiraba el ambiente propio de un duelo entre rivales de la misma ciudad. Sin embargo, hubo una parte fundamental del espectáculo que falló. El Valencia, aunque salió al campo, no compareció en el derbi y así, lógicamente, es imposible ganar. Al Levante le bastó con ponerle un poco de corazón. Al Valencia le faltó de todo. En esta ocasión no hay nada que salvar ni lecturas positivas que hacer.  

Gary Neville salió con el once previsto formado por Alves, Cancelo, Mustafi, Abdennour, Siqueira, Javi Fuego, Parejo, André, Piatti, Feghouli y Alcácer. El partido empezó con el Levante más impetuoso queriendo aprovechar su condición de local. Pasados los primeros 5 minutos el Valencia trató de llevar la iniciativa del juego a través de la posesión pero sin profundidad.

La primera gran ocasión del partido llegó en el minuto 12 tras un error garrafal de la defensa del Levante que permitió que Feghouli se encontrara sólo dentro del área ante Mariño. El argelino tuvo tiempo de todo, hasta de cambiarse el balón de pierna y acomodárselo, extrañamente, a la izquierda. Pero el portero granota adivinó la intención de Feghouli y despejó el disparo excesivamente blando.  El Valencia perdonaba una oportunidad clarísima.

El primer contratiempo para el equipo blanquinegro llegó en el minuto 17 cuando Nevile se vio obligado a cambiar a Cancelo por lesión y su lugar en el terreno de juego lo ocupó Barragán. El partido tenía poco ritmo porque ninguno de los dos equipos era capaz de imponer su plan. El Levante trataba de crear peligro con las jugadas a balón parado.

En el minuto 21, el equipo local respondió a la ocasión de Feghouli con un disparo de Rossi a la madera. El delantero italiano salió de la nada para recoger un balón suelto en el área ante la pasividad de la defensa valencianista. Afortunadamente, su disparo ajustado no entró por poco.

Ninguno de los dos equipos era capaz de dar tres pases seguidos pero las ocasiones se empezaban a suceder. En el minuto 24, de nuevo Feghouli pisó área y buscó sorprender a Mariño pero su disparo se marchó desviado por poco. El partido se movía por impulsos. Un exceso de confianza de Abdennour a la hora de sacar un balón provocó otra oportunidad para el Levante. Diego Alves resolvió bien ante el disparo de Deyverson.

El Valencia seguía bastante espeso aunque intentaba darle coherencia a su juego entrando por las bandas. Pero ni André Gomes ni Alcácer tenían protagonismo. En el miunto 41 el Levante volvió a generar peligro tras un saque de esquina. Poco después Deyverson tuvo una doble ocasión. El Valencia estaba sufriendo y los seguidores levantinistas apretaban. Diego Alves se había convertido, de largo, en el mejor jugador del Valencia.

La segunda parte empezó con la misma dinámica. Con el Levante llevando la iniciativa y llegando a la portería defendida por Alves. Parecía inevitable que el equipo local acabara ganando. El espectáculo futbolístico, en cualquier caso, estaba siendo lamentable. El Valencia necesitaba cambios y Gary Neville dio entrada a Rodrigo Moreno por André Gomes que no había tocado el balón.

Y en el minuto 65 sucedió lo que el partido venía anunciando. El Levante se puso por delante en el marcador con un gol de Giuseppe Rossi. El delantero italiano cazó un balón dentro del área y lo colocó lejos del alcance de Diego Alves. Al Valencia le quedaba la opción del orgullo para remontar porque de razones futbolísticas andaba escaso.

Gary Neville agotó las sustituciones en el minuto 69 dando entrada a Negredo por Piatti. El Valencia se lanzaba a por el gol del empate en la formulación pero no con los hechos. Se llegaba al último cuarto de hora y el equipo blanquinegro no había chutado a portería en el segundo tiempo. El Levante seguía siendo el único equipo con presencia ofensiva. En las postrimerías el Valencia tuvo un tímido arranque de dignidad y trató de llegar a la portería de Mariño. Insuficiente, tarde y mal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *