El Valencia mejora pero no gana

El equipo de Gary Neville tuvo fases de buen juego pero el Getafe pudo llevarse el partido a última hora.


Cinco partidos consecutivos sin ganar en Liga es un balance desesperanzador para pensar en conseguir el objetivo de la temporada que pasa por acabar entre los cuatro primeros clasificados. El partido contra el Getafe dejó muchas lecturas positivas pero una realidad inapelable en el marcador. Entre lo positivo, lo más destacado sin duda fue la actuación de Joao Cancelo. También se pudo apreciar una evolución en la idea de juego del Valencia, en cualquier caso, inconstante e insuficiente para ganar.

El público de Mestalla no acaba de acostumbrarse al horario de las cuatro de la tarde y coliseo valencianista presentó un pobre aspecto cuando los futbolistas saltaron al campo. Después fue mejorando.

Gary Neville salió con Jaume en la portería, Barragán, Mustafi, Danilo y Gayà en defensa; Parejo y Danilo Barbosa ocuparon la sala de máquinas, algo más adelantado jugó André Gomes y la responsabilidad ofensiva recayó en Cancelo por la derecha, Piatti por la izquierda y Alcácer como deantero centro.

Las intenciones del equipo blanquinegro se vieron claras desde el primer momento tratando de controlar el partido a través de la posesión. Al principio, en cualquier caso, el plan se quedó ahí, en la intención. El primer disparo con cierto peligro llegó en el minuto 5 con un disparo de Alcácer desde fuera del área.

En el minuto 10, sin embargo, fue el Getafe quien se puso por delante en el marcador con un gran lanzamiento de falta de Sarabia. Era el primer disparo de los azulones entre los tres palos y al Valencia se le complicaba la tarde. Afortunadamente no hubo tiempo para que apareciera la ansiedad porque el equipo blanquinegro consiguió empatar en el 14. Tras una jugada muy bien elaborada el balón acabó en Cancelo que, desde la derecha, puso un centro al área por donde entraba Alcácer. El delantero de Torrent enganchó el balón en el aire con la izquierda y envió un obús a las redes de la portería defendida por Guaita. Un gol de bandera que ponía las tablas en el marcador.

El Valencia había reaccionado pronto y quería continuar con su idea original de llevar la iniciativa. El plan se iba plasmando sobre el terreno de juego y el equipo de Gary Neville combinaba cada vez con más fluidez. Pero de nuevo llegó el gol del Getafe en el minuto 23. En esta ocasión, fue Lafita quien batió a Jaume con un disparo inapelable tras un error en la entrega de Abdennour.

El Valencia no encajó tan bien este segundo tanto y durante unos minutos desapareció del terreno de juego. El Getafe jugaba muy cómodo y el equipo blanquinegro estaba a merced de los azulones. Por si fuera poco, en el minuto 33, Gayà se tuvo que retirar lesionado. En su lugar entró Santi Mina y Cancelo ocupó el lateral izquierdo. Fue providencial el cambio de ubicación del jugador portugués porque, tras un gran acción individual sirvió un balón interior a Paco Alcácer que entraba por la parte izuierda del área. El delantero de Torrent condujo un poco y puso un centro en el segundo palo por donde entró Santi Mina como una exhalación para hacer el segundo gol blanquinegro.

El Valencia volvía a entrar de pleno en el partido pero estuvo a punto de irse con otro despieste de Abdennour. Mestalla señaló al central tunecino que pidió disculpas para reconciliarse con la afición. Aymen no está muy centrado en el campo pero tiene carisma. Su gesto cambió la percepción de la grada. Lástima que Parejo nunca se haya dirigido a la afición en esos términos.

El Valencia volvió a la dinámica del principio. Moviendo el balón con bastante velocidad y teniendo profundidad. Las ocasiones empezaron a llegar. Danilo estuvo muy cerca de poner por delante a su equipo con un disparo ajustado que salvó Guaita. Mestalla agradecía la voluntad de sus jugadores. Se terminó la primera parte y los espectadores habían visto un partido vibrante con errores y aciertos.

El Valencia empezó bien el segundo periodo. Con nuevos bríos trataba de manejar el tempo del encuentro. Cancelo, desde el lateral izquierdo, ofrecía un recital de regates y pases cada vez que entraba en contacto con el balón. El equipo blanquinegro, poco a poco, lograba encerrar al Getafe en su campo y trataba de sacar los colmillos en los últimos metros. Lo intentó Santi Mina con un disparo demasiado blando. Danilo, en el centro del campo, aportaba músculo pero también alternativas en la distribución. No estaba tan fino como en otras ocasiones André Gomes. Pero el Valencia corría, recuperaba el balón y buscaba el gol. Mestalla se entregaba a sus jugadores.

Neville decidió hacer la segunda sustitución en el minuto 72 dando entrada a Negredo por Piatti. Los minutos pasaban y el Valencia empezaba a atacar más con el corazón que con la cabeza. En el minuto 78 pareció llegar el ansiado gol del Valencia con un falta lateral lanzada por Parejo que Guaita sacó en la misma línea de gol. El juez de línea, en cualquier caso, interpretó acertadamente que el balón no había entrado.

Neville agotó las cambios con el ingreso en el campo de De Paul por Danilo. Se llegaba a los últimos cinco minutos de juego y el Valencia había perdido la constancia ofensiva. La tuvo Negredo en el 86 tras otra espectacular jugada de Cancelo que centró un gran balón a la cabeza del 'Tiburón'. Guaita detuvo el testarazo con apuros en dos tiempos. El lateral portugués culminó un auténtico partidazo salvando una oportunidad de gol clarísima del Getafe. Mestalla coreó su nombre. El equipo madrileño gozó de otras dos ocasiones magníficas para llevarse el encuentro. Al final, el pitido del árbitro fue un alivio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *