Misión cumplida

El Valencia consiguió su propósito en Gales. Victoria en un partido trabajado con ciertas dosis de fortuna. El equipo de Djukic se clasifica para dieciseisavos de final de la Europa League como primero de grupo a falta de que se dispute la última jornada de la liguilla.


Djukic  realizó algunas modificaciones respecto al domingo pasado. Entraron futbolistas menos habituales como Víctor Ruiz y Oriol Romeu. Joao Pereira volvió al lateral derecho y Bernat jugó de interior izquierdo. Arriba, el entrenador serbio dio continuidad a Jonas. Tampoco quiso prescindir de Canales en la mediapunta cuya sociedad con Parejo es la clave de la mejoría en el juego del equipo.

El partido empezó con el Valencia intentando hacerse con el control. Oriol Romeu daba consistencia al centro del campo y hacía fluir el balón en dirección a las zonas de ataque. Sin embargo, los primeros acercamientos del partido fueron para los galeses. En el minuto 12 Bony gozó de una clara ocasión. Diego Alves despejó mal un saque de esquina y el balón quedó para la cabeza del delantero del Swansea que no supo concretar con su testarazo.  Poco después, el que protagonizó una salida desafortunada fue el portero alemán Tremmel. También tras un córner, el guardameta del Swansea dejó el balón al borde del área a los pies de Bernat. El chut del canterano golpeó en un defensa y el esférico quedó para Parejo. Con el portero y la defensa descolocada, el mediocentro de Coslada ajustó el disparo al hueco y el balón llegó a las redes. El partido se ponía de cara. Con confianza, el Valencia siguió manejando el encuentro. Estaba cómodo el equipo de Djukic intentando combinar en la zona de tres cuartos. Parejo y Jonas con disparos desde larga distancia estuvieron a punto de subir el segundo gol al marcador. Bien asentado sobre el campo el equipo vestido de naranja se replegaba bien cuando el Swansea tenía el balón. Los valencianistas desplazados se hacían oír ante un  Liberty Stadium mudo. Michael Laudrup se vio obligado a mover el banquillo por la lesión de Bony y entró al campo Álvaro Vázquez. A falta de un minuto para llegar al descanso el ex delantero de Getafe y Espanyol recién ingresado en el campo anotó un gol que fue anulado por el juez de línea. Pozuelo centró y el remate de Shelvey lo paró Diego Alves milagrosamente. Álvaro Vázquez, atento al rechace, remató a gol sin oposición. El gol pareció legal  aunque la posición de Shelvey podía generar alguna duda. Primeros golpes de suerte para el Valencia desde que empezó la temporada.  

La segunda parte se reanudó con la misma dinámica: el Valencia protagonista y bien asentado en el terreno de juego. En el minuto 49 el equipo de Djukic estuvo a punto de sentenciar. Canales le puso un gran pase a Feghouli que lo dejó sólo en carrera frente a Tremmel El interior derecho  valencianista no supo finalizar y el balón se fue desviado por poco. La anécdota del partido se produjo cuando Amat tuvo que retirarse por tener sangre en la camiseta y no podía volver por no encontrar una de respuesto con su nombre. Lo intentó con una sin referencias en la espalda (como es costumbre en Inglaterra cuando se dan estos casos) y con otra de su compañero Davies. Finalmente pudo volver al terreno de juego cuando consiguió hacerse con una camiseta reglamentaria. El partido entró en otra fase. El Valencia perdía claridad en el manejo del balón. Y el Swansea sin hacer gran cosa se metía en el partido. En el 62 un córner se paseó cerca de la línea de gol valencianista tras un saque de esquina que Diego Alves nos pudo despejar. El portero brasileño empezaba a tener más trabajo. Djukic quiso refrescar el ataque dando entrada a Piatti por Feghouli. La grada galesa apretaba y el Valencia perdía la oportunidad de matar el partido a la contra pero faltaba precisión en los pases finales. En defensa el equipo se mostraba sólido con un Mathieu imperial. Jonas dejó su puesto a Hélder Postiga. La chispa de Pablo Hernández y de Pozuelo eran las únicas amenazas para el equipo de Djukic que seguía presionando bien la salida de balón del Swansea. Por si acaso, para asegurar el resultado, el entrenador serbio sustituyó a Canales por Javi Fuego. El partido se enrareció en los últimos minutos con algunas acciones duras. El arreón final del equipo galés puso en serio peligro la victoria del Valencia. Milagrosamente Mathieu sacó un balón bajo palos a disparo de Álvaro Vázquez cuando Diego Alves estaba superado. Al Valencia, por primera vez en la temporada, le acompañaba la suerte.  

La fortuna pues, permite hacer una análisis muy positivo del partido. El Valencia restablece las jerarquías en el grupo tras la dolorosa derrota del partido de ida. Conviene mantener el prestigio en el segundo mayor escaparate de Europa.   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *