Caer con la cabeza alta

El Valencia cae en el Camp Nou acumulando más méritos que su rival para llevarse los 3 puntos. Un gol a los 52 segundos de partido y otro en el minuto 93 dieron la victoria a los locales. Claudio Bravo detuvo un penalti a Parejo en la primera parte


Para bien o para mal en el fútbol tiene la razón el equipo gana. El deporte rey siempre es justo dentro de su lógica. Sim embargo, hoy el Valencia dio muchos más argumentos que su rival para llevarse la victoria. En la primera parte Nuno le dio un baño táctico a Luis Enrique. Los futbolistas blanquinegros ejecutaron a la perfección el plan dispuesto por el técnico portugués y el Valencia funcionó como una máquina engrasada. Faltó fuelle en la segunda parte y pesó el hecho de ir por detrás en el marcador desde el segundo 52.

De hecho, el primer minuto del partido resume lo sucedido en el Camp Nou: un equipo ambicioso que perdió y un equipo efectivo que ganó. El Valencia presionó arriba la salida de balón del equipo culé, lo recuperó y generó peligro con un centro de Feghouli que no llegó por poco a Paco Alcácer. El Barça, al contragolpe, hizo el primer gol. El estadio culé, abarrotado, celebró el tanto de Luis Suárez y se preparó para otra exhibición. La hubo pero ofrecida por el equipo visitante. El partido volvía a empezar con 1-0 en el marcador.

Nuno había presentado el once previsto dándole continuidad a Orban en el lateral izquierdo. El gol del Barcelona no afectó lo más mínimo a las intenciones del Valencia. El equipo blanquinegro había ido a la Ciudad Condal a por los 3 puntos. Rodrigo avisó con una jugada individual en la que, desde el pico izquierdo del área, recortó hacia dentro y puso el balón muy próximo al poste contrario. El equipo blanquinegro dominaba territorialmente porque recuperaba la posesión en posiciones adelantadas. La valentía del Valencia tuvo premio en el minuto 8 cuando Rodrigo controló un balón dentro del área y fue derribado por Piqué. Penalti clarísimo que el árbitro, sorprendentemente, señaló. Ocasión de oro para el Valencia que no pudo aprovechar Parejo. Claudio Bravo adivinó la intención del capitán valencianista y detuvo el lanzamiento. Se acumulaban las adversidades pero la voluntad del Valencia era inflexible. El equipo de Nuno demostró tener capaciad para encajar los golpes en el plano anímico. El gol encajado y el penalti fallado no desvió a los futbolistas de su objetivo que era poner del revés al Camp Nou. Y así estaba sucediendo. Los jugadores blanquinegros parecían los locales. El Valencia, además, era vertical y llegaba con peligro. A balón parado con un cabezazo de Otamendi y en jugada con un centro de André Gomes desde la izquierda que Alcácer remató adelantándose al defensor en el primer palo. El Valencia no daba ninguna opción al equipo culé, era un equipo avasallador. En el minuto 20, Parejo, tras recuperar el balón, de nuevo muy cerca del área, ganó la línea de fondo e hizo un pase de la muerte a Alcácer pero el disparo del 9 valencianista golpeó en Mascherano cuando Claudio Bravo estaba fuera de la portería. El ritmo era altísimo. El Valencia llegaba con claridad pero no lograba batir al portero chileno. El equipo de Nuno había conseguido desdibujar al Barça. Los laterles jugando de extremos y los futbolistas del medio campo distribuyendo con precisión. A la media hora de juego Alcácer envió el balón al poste con Claudio Bravo haciendo la estatua tras una gran maniobra en el borde del área. El Valencia estaba perdonando demasiado.

En los últimos minutos de la primera parte el equipo culé tuvo más control sobre lo que sucedía en el terreno de juego. Sin embargo, el Valencia seguía llegando con peligro cuando recuperaba el balón. La volvió a tener Alcácer en el minuto 38 con un disparo desde la frontal. Poco después, el Barça generó su primera ocasión de peligro más allá del gol en el minuto 1. Messi disparó desde dentro del área con la derecha pero no pudo ajustar el balón entre los tres palos.

Nuno, en el descanso, hizo un cambio que rondaba por la mente de todos los valencianistas. Orban era firme candidato para acabar el partido expulsado tras recibir la tarjeta amarilla en la primera parte y tener que defender a Messi. Luis Enrique, que no lo veía claro, decidió dar entra a Rakitic por Adriano.

El Valencia salió en la segunda parte con la misma actitud. Rodrigo puso un centro peligroso desde la banda izquierda antes de que se cumpliera el primer minuto. Pareció que las constantes vitales del partido se iban a mantener, sin emabargo, la tendencia cambió claramente. El Barcelona empezó a tener posesiones largas y el equipo blanquinegro se replegaba para dosificar el esfuerzo físico. Tampoco el equipo local generaba ocasiones excesivamente claras. El partido había bajado de intensidad. El Valencia trabajaba bien en defensa. La única manera que tenía el Barça de crear peligro era a balón parado. Lo hizo Messi enviando una falta a la cruceta. Nuno decidió hacer el segundo cambio en el minuto 70 dando entrada a Cancelo por Feghouli. A partir de ese momento el Valencia trató de volver a la presión salvaje tras haberse tomado un respiro. Pero ahora faltaba la frescura de la primera parte. El Valencia volvía a ir a por el partido pero la victoria exigía un sobreesfuerzo. A falta de un cuarto de hora para que se llegara al final del tiempo reglamentado entró Álvaro Negredo al campo por Paco Alcácer. El equipo visitante encerraba en su campo al Barça. Rodrigo, en el minuto 70, dispuso de un disparo franco dentro del área pero su golpeo fue despejado por Claudio Bravo. Hubo una jugada muy significativa: Javi Fuego tuvo que retirarse del campo momentáneamente tras recibir un golpe. El mediocentro asturiano se ausentó un minuto del terreno de juego pero fue suficiente para que el equipo se desequilibrara. Se rompió el ritmo y el Barça aprovechó para dormir el partido. El Valencia no podía más. Ni siquiera para tener una última oportunidad. El Barcelona perdía tiempo y Luis Enrique pedía calma desde la banda. El último ataque desesperado del Valencia provocó que el Barça montara el contragolpe sin oposición. Messi encaró a Diego Alves y a la segunda intentona venció al portero brasileño. El marcador reflejaba un 2-0 en el marcador. El Valencia había caído con la cabeza alta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *