Licencia para soñar

El Valencia gana de forma aplastante en su visita al Martínez Valero.


El Valencia llega al tramo final de la temporada habiendo evolucionado hasta convertirse en una máquina casi perfecta. El equipo de Nuno sabe lo que tiene que hacer para sacar los partidos adelante y ejecuta el plan sin concesiones. Fueron cuatro goles de diferencia pero pudieron ser más sólo en la primera parte. El equipo le ha otorgado a la afición licencia para soñar, a los más de 3.000 aficionados que fueron a Elche y a todos los que vieron el partido desde su casa

El Martínez Valero presentó un excelente aspecto. En el terreno de juego la única duda que había en la alineación del Valencia era saber quién ocuparía la posición de delantero centro y el elegido fue Paco Alcácer que llegaba al duelo renqueante.  

El Valencia empezó llevando la iniciativa del partido. En el minuto dos, de hecho, el equipo de naranja se pudo adelantar con un disparo de Otamendi que se encontró un rechace dentro del área. Feghouli estaba teniendo presencia por la derecha y Gayà penetraba por la izquierda con bastante facilidad.  La puesta en escena del Valencia, alentado por su afición, había sido excelente.  El equipo de Nuno volvió a tener una ocasión inmejorable en el minuto 9 tras un fallo clamoroso del central. El balón se quedó para Alcácer que encaró a Tyton, evitó al guardameta pero  su disparo con poco ángulo fue detenido por Lombán bajo palos. En la jugada siguiente el balón volvió a pasearse cerca de la línea de gol. El Valencia estaba llegando con mucho peligro pero perdonaba. El Elche se desperezaba con balones colgados al área pero el Valencia, cada vez que atacaba, hacía un roto. El juez de línea invalidó un gol de Alcácer por supuesto fuera de juego. El delantero de Torrent desvió a las redes un remate de Mustafi tras saque de córner pero Alcácer parecía estar en línea con el defensor.  El Valencia seguía atacando de forma continuada. No necesitaba muchos toques para plantarse en el área de Tyton, sólo faltaba algo más de efectividad.  Hubo que esperar al minuto 20 para ver a la defensa del Valencia con trabajo. Pero de nuevo el equipo visitante dispuso de una ocasión clarísima en las botas de Feghouli que remató un centro de Gayà desde la izquierda. El balón se fue lamiendo el poste con Tyton haciendo la estatua. El partido, con un poco más de puntería, estaba para el 0-3. El equipo de Nuno estaba dando un recital ofensivo, combinando con rapidez y precisión y entrando por las bandas. El Valencia recuperaba el balón y se iba a por el gol como una flecha. Demasiado deprisa incluso Paco Alcácer que recibió en fuera de juego cuando encaraba al meta del Elche.  En el final de la primera parte el Valencia cedió la iniciativa del juego a los locales. Sin sufrir en defensa y esperando la oportunidad para volver a salir a la contra.  Y por fin, en el minuto 43, llegó el gol valencianista. Alcácer abrió el balón a la izquierda para la incorporación de Piatti. El argentino centró al segundo palo para Feghouli que devolvió el balón al corazón del área. Tras un mal despeje el cuero quedó a los pies de André Gomes.  El portugués golpeó el balón y la locura se desató en el segundo anillo del fondo norte.  El Valencia se ponía por delante en el marcador y el árbitro señalaba el final de la primera parte.

El segundo periodo se reanudó con las mismas constantes. El Valencia seguía llegando con mucho peligro aprovechando los espacios que dejaba la defensa ilicitana a su espalda. André Gomes seguía rompiendo líneas a través de la conducción y Parejo a través de los pases y por las bandas los extremos y los laterales se aliaban para generar superioridad. El segundo gol del Valencia llegó en el minuto 56. De nuevo una combinación veloz acabó con el balón en banda derecha para André Gomes. El portugués puso un centro medido y Alcácer, de forma acrobática, envió el balón al fondo de las redes. El resultado empezaba a reflejar los méritos de uno y otro equipo. La afición valencianista estaba extasiada y el Elche pareció acusar el golpe del segundo gol. El equipo de naranja ahora se dedicaba a mover el balón con paciencia. El partido estaba my encarrilado. Aún así, el equipo ilicitano inquietó la portería de Diego Alves por medio de un disparo de Jonathas. En el minuto 67 Nuno realizó la primera sustitución y dio entrada a Negredo por Alcácer. La afición coreó el nombre del delantero de Torrent que había vuelto a mojar. Poco después, en el minuto 70, llegó la sentencia por parte del equipo de naranja. Feghouli, inconmensurable todo el partido, puso el balón en profundidad para Barragán. El centro del lateral derecho  lo rechazó Enzo Roco en su propia portería. Ahora sí, el marcador reflejaba la superioridad del Valencia sobre el campo.  El partido quedaba para el disfrute de los aficionados valencianistas. En el minuto 82, Nuno realizó la segunda sustitución y entró al campo Cancelo por Feghouli. Aparentemente ya no le quedaba mucha historia pero aún hubo tiempo para acumular otra gran noticia. En el minuto 85 debutó Tropi con el primer equipo. Y para acabar, otro gol. O mejor dicho, otro golazo. Otamendi entró como un avión al saque de esquine lanzado por Piatti y su cabezazo entró como un misil por la escuadra izquierda de Tyton. El Valencia conseguía un resultado justo. Quizá demasiado abultado. Conviene no levantar sospechas mientras se sueña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *