El Mestalla da el primer golpe

El filial valencianista encarrila la eliminatoria en Algeciras tras imponerse por 2-3 en un partido que tuvo de todo. En los minutos finales expulsaron a Salva y Zahibo y el equipo local falló un penalti.


En la previa calificábamos el partido de batalla y no andábamos desencaminados. Se daba por supuesto el ambiente hostil. Se daba por supuesto la actitud del equipo rival, canchera, intensa e incluso pendenciera. Se daba por supuesto que no iba a ser fácil. De todo eso estaba advertido el Mestalla pero los partidos hay que jugarlos, hay que vivirlos y la respuesta de los chicos de naranja fue excelente. El partido requería oficio y calidad y el Mestalla tuvo las dos cosas. Aún conviene no cantar victoria y afrontar el partido del próximo domingo con la necesidad de ganarlo y no defender una renta.

El resultado de 2-3, por el valor doble de los goles anotados a domicilio en caso de empate, es buenísimo y eso que el partido no empezó muy bien. En la primera ocasión que tuvo el Algeciras se adelantó en el marcador por medio de Dipo Martins. El fichaje del senegalés a última hora daba sus frutos en el minuto cinco del encuentro. Aunque el gol tempranero hacía presagiar lo peor, el Mestalla estaba bien colocado sobre el campo y no le perdía la cara al partido aunque los locales apretaran. En el minuto 15, la fortuna, esquiva a lo largo de la temporada, se alió con el filial valencianista que hizo el empate gracias a un gol en propia puerta de Parada. El tanto apagó los ánimos del Algeciras.. El Mestalla, a partir de ese momento, se dedicó a jugar a fútbol, a manejar el partido y a imponer su estilo sobre el campo. Fueron los mejores minutos del equipo dirigido por Curro Torres que tuvieron su premio antes de llegar al descanso con un gol marcado por Chumbi. El Mestalla se iba al descanso con un gran resultado y habiendo demostrado merecerlo.

En la segunda parte el Algeciras, lógicamente, se volcó buscando el gol del empate pero el Mestalla no daba demasiadas opciones al equipo andaluz. Además, amenazaba en ataque. Los valencianistas reclamaron un penalti sobre Salva Ruiz. El partido subía de revoluciones. La tensión y la trascendencia del encuentro se notaba en cada balón disputado. El trabajo defensivo fue sobresaliente y, en su defecto aparecía Jaume, salvador como es habitual. Curro Torres buscó algo más de contención en el centro del campo y dio entrada a Zahibo por Manu Molina. Poco después el Mestalla asestaba otro golpe a su rival y, otra vez, por medio de Chumbi. El murciano volvía a ser determinante y ponía el 1-3 en el marcador. Estaba siendo el partido perfecto pero el Algeciras y el árbitro aún tenían algo que decir. El equipo andaluz consiguió recortar diferencias sólo tres minutos después y lanzó la ofensiva final, por lo civil o lo criminal y estuvo a punto de conseguir el empate con un remate de Alfaro que salió desviado por muy poco. El Mestalla aguantaba las embestidas con entereza pese a que en el 85 se quedaba con uno menos por expulsión de Zahibo. Inmediatamente Mario Arqués entró en lugar de Chumbi para acompañar a Portu en el mediocentro. Lo seguía intentando el equipo local alentado por sus seguidores y la locura se desató en el Nuevo Mirador de Algeciras cuando en el minuto 90 el árbitro señaló penalti y expulsión de Salva Ruiz. Una decisión cuanto menos discutible. El Mestalla podía perder el botín obtenido con merecimiento pero el fútbol, en esta ocasión sonrió a los futbolistas del filial. Javi Chico lanzó desviada la pena máxima. El equipo dirigido por Curro Torres respiraba pero no mucho. Quedaba defender con 9 hasta que el árbitro pitara. Y así lo hicieron los héroes de Algeciras. La tensión se desataba en el palco y parece ser que Rufete no dejó buen recuerdo por tierras andaluzas. El Mestalla golpeó primero y, en este caso, tres veces. Mantiene un pie en Segunda B. Falta arrimar el otro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *