Enamorados de la moda juvenil

Partido serio del Mestalla que ganó 3- 0 al Huracán Valencia con tres juveniles en el equipo titular. En el estreno de Curro Torres como entrenador, el filial valencianista consigue tres puntos tan merecidos como necesarios.


Un día perfecto para jugar al fútbol en Paterna. A parte de la temperatura, el ambiente en el Antonio Puchades era inmejorable, y hay que destacar la cantidad de gente que mueve el Huracán. Envidiable y curioso. Decía Ferguson, hablando sobre el Manchester City después de haberle ganado, que “la mejor respuesta a un vecino ruidoso es el resultado de hoy”. Pues bien, el partido del Mestalla es una buena respuesta. Y ya no solo para el Huracán, sino para ellos mismos, para confiar en que no merecen jugar en Tercera.

A estas anécdotas se unía otro hecho de capital importancia: el estreno de Curro Torres como entrenador. En la previa,  Diario de Mestalla desgranaba como jugaba el Cadete A entrenado por él hasta hace unas fechas. Pues bien, el Mestalla hoy ha intentado parecerse. La presión ejercida por los delanteros del Valencia era constante, azuzada por Curro Torres desde la banda. Asimismo, la norma, aunque con excepciones, fue que Tendillo y Ayala, los dos centrales titulares sacaran el balón jugado. Fútbol hacia los laterales y los extremos, bien abiertos todos, con ganas de subir el balón rápido pero jugado. Además, el ex futbolista del Valencia, continuó la apuesta de Nico Esteve de contar con jugadores del Juvenil A, recientes campeones de la Liga. Sito, el extremo izquierdo del equipo campeón repitió titularidad y esta vez cuajó un pedazo de partido que tuvo premio al estrenarse como goleador. Tanto decisivo por tratarse del primero. Del mismo modo, Fernando Cano comenzó de salida, en su caso por primera vez, jugando de enganche con Chumbi. Y la verdad es que en el 10 del juvenil se puede confiar. Quizá, echamos de menos que no interviniera más en el juego, porque cada vez que la toca pasan cosas. Suya fue la asistencia a Sito en el gol que abrió la lata.  De todos modos, sería demagogo e injusto decir que este partido se ganó por la mano de Curro Torres. El fútbol es demasiado difícil para estas afirmaciones tan categóricas. 

El partido empezó con una ocasión del Mestalla en el minuto 1. A primera vista el Huracán parecía físicamente más fuerte que el Mestalla. Sobre todo por su delantero Fabiani, jugador altísimo y potente. El juego del Huracán se basó en lanzar balones al delantero y a partir de ahí crear jugadas. Y esto da para luchar por el ascenso. Todo parecido con el Stoke City es mera coincidencia. Así que Fabiani fue un rival complicado para Tendillo y Ayala que, sin embargo, hicieron un partido muy serio, concentrados al máximo y sacando el balón siempre jugado, con ayuda de Alex, un portero que para y que va muy bien con los pies. En una de estas salidas con clase de Tendillo, le pasó el balón a Portu, que tras una cabalgada por el medio del campo llena de coraje le cedió el balón a Fernando Cano en el área y, tras driblar al portero con la clase que atesora, puso un pase de la muerte para Sito que remató dentro de la red. No era la primera ocasión del Mestalla, pero sí la más clara. 1- 0 en el minuto 31 y las cosas iban bien. Portu y Molina se habían hecho con el medio del campo, aunque tampoco es que el Huracán lo quisiera mucho. El equipo de Manises regaló la zona ancha durante todo el partido y, bien situados en su campo, esperaban el fallo del Mestalla o el pelotazo a Fabiani, o una buena jugada de Adrià.  Y en estos momentos se notaba  la diferencia entre Curro Torres y Estévez. El actual entrenador del Mestalla es más intervencionista en el juego de su equipo, constantemente encima de los jugadores, siempre pidiendo más y animando. No es mejor ni peor, nos limitamos a observar las diferencias.

La segunda parte volvió a empezar con una ocasión del Valencia en el minuto 1. Tener ocasiones en el comienzo del partido es de quipos enchufados. Pero el encuentro no cambió mucho, el Huracán aún no se quería estirar y el Mestalla seguía a lo suyo. En el 56, Cano fue sustituido por Hiroshi. Algunas apreciaciones de la grada sobre Hiroshi están fuera de lugar.  Los comentarios racistas en tono guasón y la crítica  por la crítica no pertenecen al fútbol. Además no cuajó un mal partido el japonés. Sito tuvo alguna cabalgada más por la banda izquierda y Rober empezó a contactar con el balón en todas las jugadas. Su aportación con claros y oscuros quedó en el olvido cuando recibió el balón en la banda derecha y fue adentrándose en el campo para chutar desde dentro del área al palo largo del portero con la rosca adecuada. Todos los de la grada hubiéramos hecho la misma jugada, en el Pro. Golazo de extremo de primer nivel. 2-0 y fue entonces cuando el Huracán intentó atacar más y dejó más espacios, bien aprovechados por el Mestalla. A falta de dos minutos para el final, Rober inició una contra que finalizó Chumbi después de recorrer medio campo en solitario, tiempo suficiente para ponerse nervioso, aún así definió con tranquilidad delante del portero.

La patada a la valla del capitán del filial cuando el colegiado pitó el final del partido demostraba la tensión vivida y la importancia de estos tres puntos. Puede que haya sido una casualidad, que a entrenador nueva victoria segura y todas estas cosas, sin embargo, hay esperanza. En el Valencia siempre hay esperanza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *