El Mestalla tampoco gana en ‘streaming’

El filial valencianista pierde en su visita a Villarreal en un partido retransmitido por la web del club castellonense. La buena noticia es que la situación clasificatoria sigue como estaba tras la derrota del Sant Andreu y el empate del Levante.


El filial sigue sin levantar cabeza y suma tres empates y seis derrotas en los últimos nueve partidos. Lo cierto es que en Villarreal no jugó peor que su rival pero el resultado volvió a ser negativo. Venía lastrado el Mestalla por las bajas pero como dijimos en la previa, el hecho de que varios juveniles suban al filial puede ser más una virtud que una desventaja. El fútbol, caprichoso, quiso que la defensa titular de los blanquinegros la formaran Tendillo y Kaiser. Dos centrales diestros que, además, cumplieron a la perfección. Djukic debe estar pensándoselo. Repitió el juvenil Sito en el extremo izquierdo, Rober en la mediapunta y Cortell pegado a la banda derecha. Tras unos primeros minutos de tanteo el Mestalla fue haciéndose con la posesión del balón, entre otras cosas, gracias a la capacidad para sacar el balón jugado desde atrás de la joven pareja de centrales. Mostraba buenas intenciones el equipo de Nico Estévez que finalmente, se quedaron en eso, intenciones. Al cuarto de hora llegó el primer gol del Villarreal anotado por Juanto de falta directa. Un duro golpe para el filial que debía remar a contracorriente del resultado y de las urgencias clasificatorias. Rober pasó a la banda derecha y Cortell a la mediapunta. Los blanquinegros seguían queriendo imponer su fútbol a través del balón. En ese sentido el Villarreal es un equipo más agradecido que el resto de rivales de la Liga que exigen un fútbol físico y de contacto. Manu Molina se activaba en su labor de organizador pero faltaba algo de profundidad. En el minuto 20 un remate de cabeza de Chumbi tras saque de esquina fue detenido por un defensor del Villarreal con el brazo. El árbitro señalo penalti y el murciano se encargó de transformar la pena máxima. El gesto de buscar el balón tras el empate para no perder tiempo fue significativo. El Mestalla apretaba y, a la media hora de juego, un disparo de Cortell fue desviado con muchos apuros por el portero groguet. El gol no se haría esperar mucho pero sucedió en la portería contraria. Es lo que tiene estar inmerso en una dinámica negativa. En el 33 Juan Camara hizo el 2-1 para el Villarreal tras rematar un pase de la muerte enviado desde la izquierda. La cosa pudo ponerse peor antes de llegar al descanso pero el árbitro anuló un gol al Villarreal por fuera de juego.

Nada más reanudarse la segunda parte el Mestalla sufrió un nuevo golpe en forma de lesión. Kaiser, que llevaba dos meses inactivo tuvo que retirarse del terreno de juego por problemas físicos dejando su puesto a Mario Arqués. El filial, pese al contratiempo había salido dispuesto a voltear el marcador. Adelantó la línea de presión obligando al Villarreal jugar en largo o perder el balón en posiciones comprometidas. El Mestalla se acercaba a la portería grogueta pero sin excesivo peligro. En el minuto 65 Álex Sánchez sostuvo a su equipo evitando que el delantero del Villarreal le batiera en un mano a mano. La ofensiva del Valencia tenía esos riesgos. El juvenil de primer año Toni Martínez salió por Sito. Sorprendió que Nico Estévez situara al delantero de 16 años en un costado en vez de como segundo punta. También entró al campo Cedric en lugar de Manu Molina. El Valencia había bajado el ímpetu de los primeros minutos tras el descanso. Pese al dominio territorial le costaba generar ocasiones. El Villarreal estaba muy posicionado en el campo y dejaba pocas opciones. El equipo groguet se estiraba y no pasó ningún apuro hasta que el árbitro señaló el final del partido.

La buena noticia para el filial es que las derrotas del Sant Andreu y el empate del Levante dejan intactas las posibilidades del Mestalla por salvarse. Se especula con que Nico Estévez pueda ser destituido. Veremos qué sucede pero, a falta de seis jornadas para que acabe el campeonato, cambiar de entrenador sería el reconocimiento de un fracaso y, además, nada garantiza que el nuevo lo vaya a hacer mejor.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *