Derbi en los infiernos

El Mestalla visita Bunyol para jugar un partido dramático. Los dos filiales se encuentran en la lucha por evitar los puestos de descenso y el choque se plantea como una final.


El Levante llega a la cita habiéndose pasado la mayor parte de la temporada en puestos de descenso. A falta de ocho jornadas para que acabe la Liga esta puede ser su última oportunidad para evitar la condena de la Tercera División. Para el Mestalla tampoco es una situación nueva estar en la zona delicada de la tabla, sin embargo, su temporada ha tenido fases en las que parecía que el equipo podía aspirar a más cosas aparte de mantener la categoría. Lo cierto es que ambos conjuntos llegan al choque de Bunyol separados por cinco puntos, el Mestalla ocupa la 16ª posición por la que tendría que jugar la promoción y el Levante es el 17º clasificado lo que le llevaría a descender directamente. Por si faltaran pocos ingredientes no hay que perder de vista que estamos ante un derbi.

Siempre que se enfrentan estos dos equipos en categorías inferiores conviene poner en labor el trabajo que está desarrollando el equipo granota en su escuela. Incapaz de competir con el otro equipo de la ciudad en Primera División por temas presupuestarios, los azulgrana amenazan la preponderancia del Valencia en cuanto a cantera se refiere. Por eso el partido también tiene ese componente de lucha íntima más allá de la trascendencia que tiene el resultado en la clasificación liguera.

La temporada del Levante está siendo sorprendentemente mala. El equipo blaugrana no está sabiendo competir pese a la calidad contrastada de algunos de sus futbolistas. El Valencia conoce bien al mediocentro Camarasa porque pertenecía a la cantera blanquinegra. El joven futbolista ya ha debutado con el primer equipo granota. También han jugado a las órdenes de Caparrós los dos futbolistas de banda Higón y Jasón. En el partido de la primera vuelta el Levante se llevó los tres puntos del Antonio Puchades de forma casi milagrosa. El Valencia, cuando iba por delante en el marcador se quedó protestando una jugada que sirvió para que el Levante empatara. Después, los azulgrana se pusieron por delante y el Mestalla acabó fallando un penalti.

El equipo dirigido por Nico Estévez, pese a no haber ganado, ha ido acumulando buenas sensaciones en las últimas jornadas. El equipo ha ido venciendo sus propias inseguridades en el terreno de juego. Contra el Llagostera, por ejemplo, salió hecho un flan, pero tras los minutos iniciales, se recompuso y mereció ganar al líder. El entrenador del filial valencianista recupera para este partido a Kaiser aunque, probablemente, el eje de la defensa esté formado por la pareja Ayala-Salva Ruiz. También Gayá, ras retirarse con molestias en el partido contra el Ludogorets del jueves, está a disposición de Nico Estévez. Por tanto, la única baja del Mestalla será la de Carlos Delgado que acudirá a ver a apoyar a sus compañeros pese a tener la pierna izquierda inmovilizada después de que se le rompiera el peroné en el partido contra el Nàstic.

Así pues, el Mestalla debe apelar al juego exhibido en los últimos partidos y cómo no, debe recurrir al orgullo. Se trata de un derbi. Un derbi en los infiernos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *