El filial debe ganar para no acabar sufriendo

El equipo dirigido por Curro Torres quiere revertir la dinámica negativa tras cinco partidos consecutivos perdiendo.


Está siendo una temporada extraña para el filial con picos sostenidos de derrotas y de victorias. Contrastes que han permitido encarar al Mestalla el final de temporada con cierta comodidad de cara a mantener la categoría. Quedan cinco partidos y el equipo dirigido por Curro Torres está a ocho puntos del descenso directo y a siete de la eliminatoria por no descender. Pero la situación se puede volver a complicar si el filial valencianista no pone fin a la última serie de malos resultados. Se impone, al menos, amarrar los puntos que se disputen en el Antonio Puchades y hoy el equipo blanquinegro tiene una prueba de fuego ante el segundo clasificado de la Liga, el Reus Deportiu.

El equipo catalán lleva dos temporadas en la parte alta de la tabla y es firme candidato a jugar la promoción de ascenso. El entrenador Natxo González ha declarado que el partido en el Antonio Puchades "es una final para nosotros". El Reus Deportiu es un equipo fuerte físicamente pero que también tiene capacidad para proponer fútbol. La defensa valencianista deberá prestar especial atención al máximo goleador del equipo catalán, el delantero Édgar que empezó muy bien la temporada pero que, últimamente, no está teniendo tanta fortuna de cara a portería. En ese sentido ha adquirido importancia la segunda línea con jugadores como Álex Colorado o David Haro.

El Mestalla llega al duelo con importantes bajas en la zona defensiva. Akapo y Ayala están sancionados y Lato no podrá jugar por lesión. Será el turno para futbolistas menos habituales como Nacho Vidal o Charles. Queda la duda de si Curro Torres podrá contar con Caballo para el lateral izquierdo o el joven jugador salmantino seguirá a disposición de Ayestarán en el primer equipo.

Será importante que el filial valencianista no se deje llevar por la frustración de las actuaciones arbitrales que viene sufriendo. Los futbolistas deben tener, en la medida de lo posible, una respuesta más fría ante la injusticia porque las expulsiones están penalizando mucho al equipo blanquinegro. Hasta en once partidos el filial ha competido con uno menos. Una situación que alcanza también a Curro Torres que no podrá dirigir a su equipo desde el banquillo por sanción.

La afición y la presión que pueda ejercer el Antonio Puchades será también un factor a tener en cuenta. El filial valencianista necesita el calor de la gente en un momento delicado de la temporada. El buen trabajo realizado hasta el momento puede servir de poco si el Mestalla sigue perdiendo partidos. Por el contrario, si el equipo dirigido por Curro Torres consigue la victoria ante el Reus, los jugadores blanquinegros podrán tener un plácido final de Liga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *