Toca ganar

El filial valencianista es antepenúltimo en la clasificación y necesita encontrar cuanto antes un punto de inflexión.


A nadie se le escapa que los números del Mestalla este año son preocupantes. Sólo dos victorias en trece partidos invitan a pensar que algo no funciona en el filial valencianista. Más, teniendo en cuenta que se ha hecho una inversión importante en fichajes. En el fútbol pesan siempre más los resultados que las sensaciones. Pero esto último, lo que trasciende del análisis del partido más allá de lo que dicta el marcador, habla de un Mestalla que ha competido contra todos sus rivales y que ha tenido opciones de ganar en todos los casos. De hecho, es el segundo equipo con más empates de la Liga pero eso queda lejos de ser un consuelo. También hay que decir que existen causas muy concretas que explican algunos resultados: los problemas para defender las jugadas a balón parado (hay bastantes equipos en la categoría que basan todo su plan ofensivo en las acciones de estrategia) y las expulsiones (siete en trece partidos). No son detalles, son cuestiones que se pueden y se deben mejorar.

Para colmo, el fichaje estrella de la temporada, Cedric, máximo goleador de la categoría la pasada campaña y con una opción de compra de 6 millones por parte del Valencia el verano que viene, se lesionó de gravedad en el entrenamiento del lunes y estará de baja hasta primavera. Lo cierto es que el nigeriano ha dejado evidencias de que es un portento físico y técnico pero en su aventura en el Mestalla está siendo muy poco productiva en el aspecto goleador. Pese a jugar todos los partidos de titular menos el último sólo ha marcado un tanto. En este sentido, llama la atención que Curro Torres sólo haya convocado al Chicho Arango como delantero centro para el partido contra el Lleida Esportiu aunque Iban Salvador también se puede desempeñar en esa demarcación. Tal vez repesque a Rafa Mir si no participa con el primer equipo pero lo que es seguro es que ha dejado a Toni Martínez y Fran Navarro en el juvenil A. Ambos se reivindicaron contra el Conquense anotando tres goles cada uno.

Además de Cedric, la otra baja sensible del Mestalla es la del lateral izquierdo Caballo que hasta el momento había disputado todos los minutos. El jugador salmantino se perderá el duelo contra el Lleida por acumulación de tarjetas amarillas. Parece una alternativa factible que Sergio Ayala ocupe esa demarcación. Curro Torres, después de mantener un once tipo durante las primeras jornadas, hizo variaciones importantes en el último partido contra el Villarreal. Ahora también forzado por las bajas tendrá que presentar un equipo inédito.

El Lleida Esportiu, por su parte, llega al Antonio Puchades con la necesidad de ganar para seguir en la parte alta de la clasificación. Actualmente se encuentra empatado a puntos con el Hércules en la última plaza que da acceso a las eliminatorias de promoción. En el equipo catalán está rindiendo a gran nivel el ex delantero del Alzira y de Osasuna Manuel Ownu. El Lleida es un equipo que trata de llegar a la portería rival con un fútbol elaborado. Circunstancia que puede ser provechosa para el Mestalla.

El equipo de Curro Torres ahora, inevitablemente, también carga con la presión que le confiere su situación en la tabla. Ganar al Lleida debe ser el punto de inflexión. Por ahí el Mestalla debe seguir convencido de que es imposible que las sensaciones y los resultados se mantengan siempre distanciados. Por necesidad acaban convergiendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *